Locoporelcine.com, tu revista de cine online en la que encontrarás: críticas de cine, entrevistas, reportajes, opiniones sobre series de televisión. ¡Mucho cine!

26 may. 2015

noticias: estrenos del verano 2015






Que Hollywood esta rendido al mundo de las secuelas y remakes o reboots no es decir nada nuevo y este verano es un vivo ejemplo de hasta dónde llega esta afirmación. Jurassic World, Terminator 5, Mission Impossible 5, Insidious 3, Ted 2… son algunos de los títulos que nos esperan y que vienen a ser los blockbuster de este verano. Por supuesto no podían faltar superhéroes en la cartelera aunque su presencia este año es más modesta (se reservan para el que viene) y se pasearán por las pantallas Ant-Man y el reboot de Los 4 Fantásticos. Cómo no, otros incondicionales de estas fechas son las películas animadas para los peques de la casa y en esta ocasión veremos a los simpáticos Minions, la original Del Revés (Inside Me) o la española  Atrapa La Bandera.



                La temporada veraniega es siempre momento de relax, vacaciones y momentos de ocio y la industria cinematográfica, consciente de ello, siempre deja gran parte de sus blockbusters para estas fechas. Este año los estrenos no son tan espectaculares como otros (esperen al año que viene y verán) pero, aun así, ya desde JUNIO podemos ver grandes títulos como Insidious 3 (Leigh Whannell) o lo nuevo de Daniel Radcliffe Horns (Alexandre Aja) ambas para el 4. El primer taquillazo comienza ya desde el día 14 con la esperada cuarta parte de la franquicia Jurassic Park: Jurassic World (Coloin Trevorrow) que nos presenta una isla Nublar 20 años después de los acontecimientos de las anteriores películas convertida en un parque temático abierto al público pero la aparición de un nuevo superdinosaurio hace  que todo vuelva a desmadrarse. Ese mismo fin de semana también se estrena la francesa Viaje A Sils Maria (Olivier Assayas) con Juliette Binoche o la comedia Dale Duro (Etan Cohen) Con Will Ferrell  y Kevin Hart (que ya le vimos en la exitosa El Gurú De Las Bodas). El 19 se estrena El Niño 44 (Daniel Espinosa) con Tom Hardy (el nuevo Mad Max) y Gary Oldman contando la dura investigación de una serie de asesinatos en la Rusia comunista cuando esta se jacta que en su régimen eso no pasa. La película española Ahora O Nunca (Maria Ripoll) con Dani Rovira repitiendo la exitosa fórmula de Ocho  Apellidos Vascos o la primera de las películas de animación Campanilla Y La Leyenda De La Bestia cierran los estrenos de esa semana. Para el 26 de junio hay más comedia de la mano de Espías (Paul Feig) con la inefable Melissa McCarthy de protagonista eclipsando al propio Jason Statham.  Por su parte, Dwayne Johnson protagoniza la película San Andreas (Brad Peyton) abordando un colapso de la famosa falla de san Andrés.




                JULIO comienza el 2 con la esperada y divertida Minions spin off de la saga Gru (de la que se está preparando una tercera entrega) esta vez contándonos como era su vida antes de conocer a Gru  entrando al servicio de la villana del momento: Scarlet Overkill. El 10 volvemos de nuevo la mirada al cine de los 90 con el regreso de Schwanzenegger a la franquicia que le dio tanto éxito: se estrena Terminator Génesis (Alan Taylor) donde se recupera la figura de Sarah Connor (Emilia Clarke) y los viajes en el tiempo en la que es, a la vez, un reboot (se espera que sea el inicio de una nueva trilogía) y una continuación de la saga. Ante este peso pesado, poco pueden hacer películas como Magic Mike XXL (Gregory Jascobs) de nuevo con Channing Tatum haciendo de stripper desatado o la película romántica e intimista Elsa & Fred (Michael Radford) con Christopher Plummer. El  17 los peques tienen otra película para ellos: Del Revés (Inside Me) original propuesta de Pixar que nos adentra en la mente de una adolescente y como se va guiando por sus emociones: Tristeza, Ira, Miedo, Asco Y Alegría. Los seguidores de la serie El Séquito están de enhorabuena pues podrán ver el esperado final de las peripecias de este grupo de amigos que durante 8 temporadas (2004 - 2011) estuvieron abriéndose paso en la meca del cine. Encourage, la película vuelve a contar con el mismo reparto de la serie y el mismo director Doug Ellin. Completa la semana Eternal (Tarsem Singh) con Ryan Reynols Y Ben Kingley abordando el delicado tema del  traslado de conciencia de un cuerpo a otro y sus consecuencias. El 24 de junio hay 2 películas que compiten por el liderato: una de ellas es Ant-Man (Peyton Reed) adaptación (no del todo exacta) del famoso comic de El Hombre Hormiga de Marvel con un Hank Pym envejecido (Michael Douglas) y un joven ladrón (Paul Rudd) que le roba su fórmula de miniaturización. El otro contrincante es la comedia de acción Pixels (Chris Columbus) con Alan Sandler combatiendo una peculiar invasión alienígena que toma como referencia los antiguos videojuegos de los años 80. Para terminar el mes, el 31 de julio vuelve el irreverente osito Ted en Ted 2 (Seth McFarlane)


                

               AGOSTO comienza el 7 con Mission Impossible 5: Nación Secreta (Christopher Mcquarrie) para mayor gloria y lucimiento de Tom Cruise como ya pasara en las anteriores ediciones de la saga. El 14 se estrena Operación U.N.C.L.E. (Guy Ritchie) con Henry Cavill en una trama de colaboración en el espionaje entre EE UU y Rusia en plena guerra fría así como Pesadillas (Rob Letterman) adaptación de la célebre colección de libros juveniles con relatos de terror que ya tuvo su paso por la pequeña pantalla. Sin embargo la semana clave de este mes es la del 21 donde se estrena el controvertido reboot de Los 4 Fantásticos (Josh Trank). La  polémica viene por el escaso rigor con respecto al comic planteando los años de juventud de los protagonistas y como el experimento que los convierte en superhéroes es un viaje interdimensional y no la célebre tormenta estelar… y lo que más han criticado los fans: ¿un antorcha humana de raza negra? ese mismo día se estrena Ricky & Flash (Jonathan Demme) con Meryl Streep en busca de alcanzar su sueño de ser estrella de rock y Mr. Holmes (Bill Condon) donde se nos presenta una vuelta de tuerca más a la figura de Sherlock Holmes esta vez en su vejez encarnado por Ian McKellen. El mes se cierra el día 28 con sendos estrenos españoles: un Día Perfecto (Fernando León De Aranoa) con temática y reparto internacional y la película de animación Atrapa La Bandera como última película para los peques antes de que empiece el cole.


                Y en SEPTIEMBRE siguen las secuelas con Sinister 2 (Ciaran Foy) O Transporter 4 (Camille Delamarre) así como veremos El Corredor Del Laberinto 2: Las Pruebas (Wes Ball) o películas como Anacleto Agente Secreto (Javier Ruiz Caldera) Everest (Baltasar Kormakur) o lo último de M. Night Shyamalan: La Visita


                Como puede verse es un verano sin grandes pretensiones ni títulos explosivos pero si cargado de nostalgia para los cinéfilos ochenteros y sobre todo muchas secuelas así que si lo vuestro es cine palomitero disfrutareis de la cartelera; sino, lamentablemente no se puede decir que se pueda ver cine de calidad. Tampoco es que sea culpa de Hollywood; este se pliega a la demanda popular y lo que conlleva mayores beneficios. 

13 may. 2015

NOTICIAS: 5ª EDICIÓN DE MÓNTATE TU PELICULA



Si eres un fan del séptimo arte, no te puedes perder Móntate tu película, el concurso de cine de Catalana Occidente. En esta quinta edición, podrás encontrar diferentes categorías participar y fabulosos premios.


¿Te gusta doblar películas? Tu categoría es Actor/Actriz. Aquí has de seleccionar una de las pelis propuestas, poner tu voz y esforzarte mucho, porque el premio es la participación – como doblador- en una peli internacional del estudio Peakland, ¡un gran regalo!


Si, por el contrario, eres más de escribir, tu categoría es Guionista. Selecciona una de las 3 pelis propuestas, escoge un fragmento y ¡prepárate para pasarlo en grande escribiendo un guión con otros 4 usuarios más!  Y, ¿qué podéis ganar si vuestro guión resulta el ganador? Pues una cámara instantánea INSTAX de Fufjifilm.

Si lo que realmente te apasiona es ver películas y dar tu opinión sobre ellas, tu categoría es Crítico. Los últimos estrenos están disponibles para que le cuentes al mundo qué te ha parecido la peli en cuestión. Vota también su dirección, guión, interpretación y la banda sonora. Y, como era de esperar, el premio es… ¡un bono anual para los Cines Yelmo!


Y, por último, si eres un fan de las redes sociales y, en concreto de Instagram, Cámara es – definitivamente- tu categoría. Recrea una escena de una película y súbela a Instagram con el hashtag #Montatetupeli… la mejor se llevará un viaje a Marruecos para 2 personas, gracias a la agencia de viajes Magnolia Travel.

¿Quieres más? Pues descárgate la app Retos de Cine y ¡lánzate a por los juegos! Demuestra cuánto sabes de cine y podrás conseguir ¡un año de cine gratis para los Cines Yelmo!...

Y no acaba aquí… cada semana, hay nuevos desafíos que van dando premios… Permanece atento al site y a las redes sociales, y ¡empieza ya a montarte-tu-peli!


2 may. 2015

"TITANIC" (1997)_La arquitectura náutica



Hace un par de semanas, cuando todavía me deleitaba con las vacaciones de la Semana Santa en un paraíso a orillas del Mediterráneo, se emitió en la televisión Avatar, dirigida por James Cameron. No la había visto, por lo que, dada toda la cobertura que se le había proporcionado en su día y en los días previos a esta retransmisión, me propuse darle una oportunidad, a pesar de no ser una gran entusiasta del cine fantástico. No quisiera extenderme hoy con esta película que finalmente no me sirvió más que para ratificar mis reticencias iniciales, y cuyo mayor valor lo alcanzó como pretexto para el filme que encadenaron tras ella: Titanic.
 
El reloj había tocado ya las 00.30 de la noche y, exhausta tras tantos personajillos azules y argumentos manidos, me disponía a dar mi día por finalizado cuando unas imágenes antiguas en color sepia se cruzaron en la pantalla. En ellas se veía al Titanic, rebosante de personas despidiéndose efusivamente de las que hacían lo propio desde el muelle. "Un poquito más", me dije a mí misma y me incorporé en el sofá para ver a continuación unas tomas del mítico barco hundido al más puro estilo de documental. Esto bastó para que me quedara una hora más anclada en el sillón. 

Siempre me ha fascinado este titán de los mares, por el romanticismo que destila todo lo trágico. Pero al margen de las decenas de historias, reales y ficticias, como la de Rose y Jack, que rodean al Titanic, el propio barco como construcción es realmente interesante. Se trata del paradigma de una máquina habitable, que aúna los mecanismos necesarios para realizar travesías marítimas con todos los lujos imaginables de cualquier vivienda pudiente de la época. A modo de curiosidad, de sus características cuatro chimeneas sólo tres son funcionales; la cuarta se añadió para ventilación y para realzar la grandeza del navío.


 La sociedad de la época se maravillaba con semejante proeza de la ingeniería naval, tal y como se muestra en la película de Cameron. También lo hicieron los arquitectos del Movimiento Moderno, que se consolidó a partir de la década de 1920 hasta 1960, con Le Corbusier, Mies Van der Rohe y Gropius como sus mayores exponentes. La estética náutica es una de las características de esta corriente arquitectónica, fruto de la fascinación que los nuevos grandes buques provocaban en la sociedad, como también lo hacían los coches. La arquitectura se adueñó de las barandillas metálicas, los largos ventanales horizontales y las cubiertas planas y creó un lenguaje común en toda Europa e incluso Estados Unidos. Tenemos grandes ejemplos de esta arquitectura incluso a nuestro alrededor.

Casa Farnsworth (Mies Van der Rohe, 1946)
Villa Saboya (Le Corbusier, 1929)
Club Náutico San Sebastián (J. M. Aizpurua & J. Labayen, 1929)
 
También tomaron de los barcos la idea de la plataforma, sobre la que se posan las distintas estancias. Sin embargo, en los buques, como en el Titanic, esa plataforma tiene grosor, y es precisamente la que acoge la mayor cantidad de espacios. Como se muestra en el filme, en ese gran casco de acero se encontraban las hélices y las calderas, así como los largos pasillos de tercera y segunda clase que recorren en frenética huida Jack y Rose con el agua por la cintura. Finalmente, a modo de coronación, se hallaba la ya mencionada plataforma o terraza, por donde se los ve pasear a nuestros protagonistas e incluso echando escupitajos. Esta terraza se extiende de proa a popa, permitiendo así recorrer el barco íntegramente, aunque se divide por zonas adjudicadas a las distintas clases sociales. Sobre esta plataforma se alzan otras dos cubiertas, las más exclusivas.




El Titanic contaba con exquisitas estancias, decoradas en estilos que abarcaban desde el Tudor hasta el estilo Luis XV. Hemos podido familiarizarnos con la mayoría de ellas gracias a la película de 1997, para la cual se afanaron en reproducir el barco y sus circunstancias con la mayor lealtad a la realidad posible. El salón, la sala de fumadores, los camarotes, el café Parisien... todas ellas han calado ya en nuestra memoria histórica. No obstante, coincidiréis conmigo en lo más emblemático del barco y de la película: la gran escalinata del reloj donde Jack espera reposado a Rose al final de la cinta. Esa magnífica escalera imperial de madera y con motivos de hierro forjado en sus robustas barandillas, y alumbrada por una luz cenital misteriosa...


A lo mejor es porque me encuentro actualmente inmersa en mi Trabajo de Fin de Grado, que trata precisamente de una escuela de arquitectura naval, pero estoy especialmente sensible a esta historia del gran naufragio, no sólo de una gigantesca máquina y sus habitantes, sino también de las ilusiones, esperanzas y delirios de grandeza de toda una sociedad. Como muchísimas otras personas, me siento muy agradecida por la película protagonizada por Kate Winslet y Leonardo DiCaprio, puesto que, a pesar de sus posibles anacronismos y demás fallos, ha servido para familiarizarnos con los sucesos reales y también como emotivo homenaje a sus desgraciados protagonistas. Es por esto que esa noche de Semana Santa en que retransmitieron el filme no pude retirarme a dormir, viendo como se desarrollaba la trama irremediablemente hacia un final conocido y sobrecogedor. La imagen del buque insumergible partiéndose en dos no será fácil de olvidar; a pesar de construir las máquinas aparentemente más indestructibles y realizar avances tecnológicos inimaginables, siempre deberíamos contar con el factor humano, cuya imperfección natural puede desbaratarlo todo de un momento a otro. La tragedia del Titanic se debió a un error del ser humano, pero no el de no haber avistado el iceberg a tiempo, sino el de la ciega soberbia de la sociedad, que creyó que su brillante cachivache nuevo podría desafiar incluso a las fuerzas de la naturaleza. Ésta ni siquiera esperó a que finalizaran su viaje inaugural para meterlos en cintura de la manera más salvaje.
Inicio...
...y final

Thomas Andrews, el ingeniero del barco, sobrepasado por los acontecimientos


5 abr. 2015

Artículo. Cine y velocidad: cuando los motores rujen



El mundo del motor y las carreras automovilísticas ha dado mucho juego en el cine. Toda buena película de acción siempre ha contado con persecuciones vertiginosas entre coches de policías y los maleantes de turno o entre los protagonistas y sus némesis como demostración de poder. Éste es un mundo de hombres duros donde estas cacerías son muestras de hombría y supremacía. Además, al espectador le inyecta un chute de adrenalina que cuanto más espectacular son dichas competiciones,  más puede llegar a ser el subidón. Así todos contentos. Tanto es así que, lo que suele ser un aspecto secundario de una trama mayor, se ha independizado para crear un género propio de carreras de coches de competitividad, de rivalidad, de vendettas entre los participantes e incluso de muestra de deportividad, valores y amistad; pero también de espectacularidad de exhibición de potentes coches y velocidades de infarto muchas veces sacrificando el guión para tal fin.


                Ha habido muchos acercamientos a este subgénero ya desde los 60 con películas ambientadas en las carreras profesionales como Grand Prix (John Frankenheimer, 1966) o Las 24 Horas De Le Mans (Lee H. Katzin, 1971) que sentarían cátedra para las futuras singladuras. Hasta Disney se ha acercado a este género primeramente con las películas del entrañable Herbie (que inaugurara con The Love Bug - Robert Stevenson 1969 y cuya sexta y última aventura fue con Herbie A Tope - Ángela Robinson 2005) y luego de la mano de Pixar con Cars (2006) con un planteamiento más moralista que competitivo. Entre medias podrían mencionarse cintas míticas como Días De Trueno (Tony Scott 1990) o la trilogía Mad Max con un impagable Mel Gibson (en mayo de este año llega el reboot de esta saga: Mad Max Furia En La Carretera de mano de George Miller) o irregulares experimentos como el satírico y absurdo mundo de Death Proof (Quentin Tarantino, 2007) o la colorista versión de Speed Racer (Los Hermanos Wachowsky 2008) inspirada en la serie de animación japonesa Meteoro que fue un sonoro fracaso en taquilla. También dignos de mención los escarceos de Jason Statham como indómito conductor en Death Race (Paul W.S Anderson 2008) o La trilogía Transporter; de ésta última, está previsto un reboot con 3 películas más a cargo de Camille Delamarre y Ed Skrein (Juego de Tronos) sustituyendo a Statham contando los comienzos de Frank Martin. Si volvemos a los orígenes, vemos magnificas adaptaciones del mundo de las carreras con películas como Senna (Asif Kapadia, 2010) O Rush (Ron Howard, 2013)


                Sin embargo la figura del conductor rebelde, duro y al borde de la legalidad es el que impera en este tipo de películas. El que abriría camino seria Nicolas Cage en 60 Segundos (Dominic Sena 2000) pero el que dominaría ya de por si el panorama cinematográfico será la saga FAST & FURIOUS (A TODO GAS) que este mismo 2 de abril estrenó en España su séptima película. La saga empezaría en 2001 con Rod Cohen en la dirección y Vin Diesel (Dominic Toretto) Y Paul Walker (Brian O´Conner) en los papeles principales siendo el primero el renegado y el segundo el policía infiltrado para darle caza. Con 2 Fast 2 Furious (John Singleton, 2003) protagonizado por Paul Walker y Fast & Furious: Tokyo Drift (Justin Lin, 2006) protagonizado por Lucas Black la franquicia pierde fuerza ya que el personaje de Toretto no aparece y las tramas flojean. Sin embargo en 2009 con Fast & Furious su director Justin Lin retoma el reparto original (Vin Diesel, Paul Walker, Michelle Rodríguez y Jordana Brewster) al que se le añadirían otros nombres como Shun kang, Tyrese Gibson o Chris "Ludacris" Bridges y con la que comienza una evolución de la saga hacia el género de la acción con intrigas cada vez más elaboradas (y quizá también algo rebuscadas) y carreras donde prima más la espectacularidad y grandilocuencia escénica antes que la credibilidad o verosimilitud. Asimismo vuelve con fuerza el concepto de "familia" como Toretto considera a tu equipo de amigos con los valores de unidad, fidelidad y legitimidad que ello conlleva. Con Fast 5 (2011) Y Fast & Furious 6 (2013) Lin sigue profundizando en la relación y evolución de los personajes y se consolida el éxito de la franquicia con una trama que va enlazándose de película en película dejando finales abiertos para captar el interés de los espectadores (y con ello su fidelidad a la franquicia). Cuenta, además, con nuevas incorporaciones como Dwaine Johnson (Luke Hobbs) como el nuevo policía que trata de dar caza a Toretto y que, como le pasara a O´Conner en la primera parte, acaba simpatizando con él. Furious 7 (James Wan, 2015) viene a continuar la saga y a la vez sirve de enlace también con la tercera parte (aparentemente descolgada) ya que se recupera el personaje de Lucas Black (Sean Boswell). Como enemigo a batir tendrán al temible Jason Statham en un papel cómodo para él por sus registros parecidos en la saga Transporter. Statham interpreta a Deckard Shawn hermano mayor de Owen Shawn (papel interpretado por Luke Evans en la anterior entrega) en busca de venganza y que ya salía referido en Fast & Furious: Tokyo Drift y que esta película viene a cerrar el círculo. La fórmula es la ya vista en las últimas películas: acción, velocidad, "fantasmadas" y adrenalina a tope en detrimento del guión, la interpretación o la credibilidad o todo lo que define al cine como arte y no mero espectáculo. Ciertamente la saga en si es justo eso, espectáculo por lo que, en ese sentido no decepcionará a sus seguidores. 

Foto: Furious 7 / moviepilot.com

                Con el fallecimiento de Paul Walker (al final de la película se hace una sentido homenaje al actor al que Vin Diesel se sentía muy unido) se pensaba que sería también el final de la saga pero recientemente el propio Vin Diesel ha anunciado que Furious 7 es la primera de una nueva trilogía. Por lo pronto, Fast & Furious 8 trasladará la acción a Nueva York y volverá a contar no solo con el reparto original sino también con las nuevas incorporaciones como Jason Statham o Kurt Russell (no está tan clara la continuidad de Dwaine Johnson) e incluso se espera también la continuidad del personaje de Brian O´Conner a través de los hermanos de Walker que ya le habrían sustituido para el rodaje de las escenas que Paul dejó sin filmar… ¿y Helen Mirren como villana a batir? desde luego la veterana actriz ha mostrado su interés por participar en la saga. A pesar del claro interés por todas las partes de esta continuación, no está tan clara la cosa con el tema de la dirección ya que James Wan ya ha manifestado su interés por volver al cine de terror con The Conjuring 2: The Enfield Poltergeist y Justin Lin, postulado para regresar a la franquicia, está ocupado dirigiendo la nueva película de Star trek (que se estrenará para verano de 2016). Aún con estas incertidumbres no creo que Universal Pictures se amilane por lo que Los fans de esta "adrenalítica" saga pueden frotarse las manos que tienen todavía aventuras de sus ídolos para rato…  Y las noticias sobre el prometedor futuro de la franquicia no acaban ahí puesto que se especula con hacer un spin off del personaje de Dwaine Johnson (Luke Hobbs) contando sus orígenes en la policía. Así que, calienten bien los motores que la carrera continua. 

23 mar. 2015

"LA SOGA" (1948)_LA ARQUITECTURA OMNIPRESENTE

He aquí un ejemplo de película concebida casi a modo de obra teatral, donde se ahonda en las turbulencias de las relaciones entre personajes en detrimento de la vistosidad proporcionada por los cambios de escenario. Hitchcock se cubre las espaldas con brillantes intérpretes en su mayoría, que sobrellevan la carga dramática con destreza, arrastrando con ellos al espectador con los nervios enquistados. Pero no es sólo este aspecto de la película el que le otorga su gran calidad, sino también el esmero depositado en la creación del espacio y su particular modo de filmación, a lo mejor desapercibidos en un primer vistazo.

Se trata ésta de una historia asfixiante sobre dos hombres, el uno, claro líder, y el otro, de mano más temblorosa, que se embarcan en un asesinato casi aleatorio por el puro placer de ejercer su condición de humanos superiores con capacidad de cometer el crimen perfecto, recurrente obsesión de Alfred Hitchcock. Tal es el sadismo en el que se regodean, que hasta convocan a una fiesta en la escena del crimen a los padres de su víctima, algún amigo más y al propio muerto, de cuya tardanza todos se extrañan a lo largo del transcurso de la velada. Pero a todo ello se le añade la ironía macabra de que el asesinado es realmente el primer invitado en acudir a la fiesta, puesto que su cadáver se encuentra oculto en un gran arcón en el salón de la casa de sus homicidas, sobre el cual éstos disponen los aperitivos.



Es esta casa de la pareja protagonista el único soporte arquitectónico de tan truculenta y absorbente trama. En realidad, no se trata del apartamento neoyorkino en su integridad, sino casi exclusivamente de su gran sala de estar, presidido por el ya mencionado arcón mortuorio. Este salón presenta una arquitectura moderna que se encontraba en auge en los nuevos rascacielos proyectados a principios del siglo pasado en Nueva York, con el gran ventanal que inunda toda la estancia, combinado con vestigios decorativos más barrocos en su mobiliario. Dicho vano vidriado con una ortogonal partición de carpintería incluso sobresale hacia el exterior, permitiendo así la integración de un prominente sofá de líneas sencillas en toda su extensión, recurso también propio de la arquitectura moderna de la época. Este enorme ventanal nos muestra el skyline de Nueva York, de modo que revela que los protagonistas se encuentran en un apartamento a una altura considerable sobre el suelo, oteando desde arriba como se desarrolla las mundanas vidas del resto de sus semejantes, a su juicio, subordinados a ellos. De hecho, el único plano al exterior en toda la cinta, en los créditos iniciales, se trata de un plano picado. La gran ventana también refleja el descaro con el que los presuntuosos protagonistas llevan a cabo el crimen, a plena luz del día y con los ojos de la capital del mundo abiertos a sus espaldas.

Plano inicial picado al exterior

 En realidad, el “exterior” es un diorama parte de un escenario en un estudio. El rodaje de la película en cuestión fue algo más complicado de lo normal por su condición de experimental; Hitchcock la utilizó como prueba del rodaje en una sola toma y a tiempo real. Sólo pudo cumplir el segundo requisito, en cuanto a desarrollo del argumento, pero se las ingenió para reducir el montaje posterior al mínimo y rodar con muy pocos cortes, disimulados hábilmente al fundirlos en negro en las espaldas de los actores… Los movimientos de la cámara fueron coordinados minuciosamente junto con desplazamientos de muebles y paredes que importunaban el paso del aparto de filmación. Tal y como se ha mencionado anteriormente, casi toda la acción transcurre en ese gran salón, salvo por varias ocasiones donde la cámara gira hacia la izquierda para que los espectadores podamos atisbar al homicida protagonista guardar en un cajón de la cocina la soga mortífera en aras de su trastornada prepotencia. La cámara, por lo tanto, permanece estática en el salón, sin seguir al personaje fuera de la estancia, pero proporcionándonos la suficiente información para elaborar un plano mental de la casa. La cámara sólo abandona el salón en el clímax final y se dirige al hall de entrada, donde James Stewart se equivoca de sombrero al marcharse…



Sin ánimos de estropear el suspense a quienes no la hayan visto, es ésta, a mi juicio, una película altamente recomendable, no sólo por su emplazamiento ni lo innovador de su filmación, sino también por sus  ingeniosos diálogos en apariencia intrascendentes pero con alusiones veladas al crimen del que se ha hecho cómplices a los espectadores. Yo no pude más que permanecer anclada en mi sofá hasta el final.





Síguenos también en Twitter y Facebook
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger