Locoporelcine.com, tu revista de cine online en la que encontrarás: críticas de cine, entrevistas, reportajes, opiniones sobre series de televisión. ¡Mucho cine!

6 ene. 2011

TAMBIÉN LA LLUVIA. Cuando el agua es oro

El equipo técnico y artístico de una película llega a Cochabamba para rodar un biopic sobre Bartolomé de las Casas. Hay algunos problemas con los extras pero las cosas se ponen difíciles cuando empieza la Guerra del Agua.


Nueva película de Icíar Bollaín con guión de su pareja, Paul Laverty. Con todos los respetos para Ken Loach, hay que decir que, posiblemente, no habría logrado infundir tanta vida a un guión de su colaborador habitual.

El primer rasgo importante de esta gran película es que, tratándose de cine social, no es cine ideológico: hay personajes que encarnan formas de entender la vida. Laverty no logra escapar del todo de la ideología de la lucha de clases, pero se agradece el esfuerzo que ha puesto para investigar acerca de acontecimientos tan diversos como los conquistadores españoles o el conflicto de la Guerra del Agua en Bolivia. Y tras ese esfuerzo hay una consecuencia: evita los clichés, las fórmulas vacías, los titulares genéricos. Este guión, tan logrado, tiene una notable complejidad que, en manos de muchos directores podría haber conducido al desastre. Icíar Bollaín se supera a sí misma de un modo magistral. Hay, en el relato, una película ficticia sobre Bartolomé de las Casas. Y hay un documental ficticio sobre esta película ficticia que filma, entre otras cosas, los ensayos ficticios en la línea de "Vania en la calle 42" o "Looking for Richard". Pero, además, está la película en sí que es, a su vez, un falso documental sobre la Guerra del Agua en Cochabamba. Y Bollaín juega todos estos niveles con deslumbrante habilidad. Estos elementos técnicos, este juego de realidad y ficción, estos recursos metacinematográficos, no son caprichos estéticos. Están al servicio de la historia y se entrelazan entre sí, afectándose unos a otros.
Por ejemplo, una niña interpreta en la película ficticia a una india contemplando el castigo de su padre. Ese acontecimiento que visiona en la sala de proyección y que considera como "triste, pero interesante", tendrá una trágica repercusión pues se sentirá obligada, por coherencia, a actuar en la vida real, expresando la inspirada indignación. Otro ejemplo es el de la mujer que filma el documental de la película y que pretende ampliar la idea rodando material sobre lo que sucede en las calles de Cochabamba. Después, por miedo, preferirá huir. Pero es, sin embargo, la película de Bollaín la que se convierte en el verdadero documental. Hay otros muchos entrelazamientos de historias, reflejos del pasado en el presente, evidencias de la condición humana. El equipo de la película critica la labor de los conquistadores españoles. Pero no son conscientes de que ellos actúan del mismo modo, explotando a los extras con el pago de 2 miserables dólares al día. Alaban la tarea de fray Bartolomé de las Casas en la defensa de los derechos de los indígenas, pero muy pocos de ellos están dispuestos a hacer algo parecido. Cuando la Guerra del Agua estalle y las calles se llenen de peligro, se descubrirá quién pretende, como dice el cartel de la película, cambiar el mundo sin cambiarse a sí mismo.
Se podrían citar muchas escenas realmente logradas. La primera secuencia es un acierto. Nos presenta el casting de extras, una circunstancia aparentemente sencilla pero que Bollaín es capaz de plantear con dramatismo, ofreciendo lo que va a ser el tema de la película: la lucha contra la injusticia. Está también conseguido, por ejemplo, el discurso de Montesinos que, curiosamente, no acontece durante el rodaje, sino durante los ensayos de la película ficticia. O nos sorprende con esas madres que se niegan a interpretar el ahogamiento de sus bebés porque ni siquiera se lo pueden imaginar. Y una de ellas canta, calmando el llanto de los niños. Una notable película, digna de su presencia en los Oscar, con fuerza, con contenido, con estilo cinematográfico. Con "También la lluvia" Icíar Bollaín se coloca entre los mejores directores españoles. Tal vez el mejor.

LO MEJOR Y LO PEOR

Lo mejor: Los diversos niveles de realidad y ficción.

Lo peor: Falta algo en el metraje final, con un par de saltos temporales confusos.


FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA

Dirección: Icíar Bollaín.
País: España, Francia, México.
Año: 2010.
Duración: 103 m.
Género: Drama.
Interpretación: Luis Tosar, Gael García Bernal, Karra Elejalde, Juan Carlos Aduviri.
Guión: Paul Laverty.
Producción: Juan Gordon.
Música: Alberto Iglesias.
Fotografía: Alex Catalán.
Montaje: Ángel Hernández Zoido.
Diseño de producción: Juan Pedro De Gaspar.
Vestuario: Sonia Grande.
Clasificación: Mayores de 13 años


TRAILER


Enhanced by Zemanta

0 lxc:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarnos tu comentario!

En breve aparecerá publicado.

Equipo de Locoporelcine.com
----------------
Nota: Queda reservado el derecho de moderación y no publicación de comentarios no relacionados con el artículo, u ofensivos.
Las opiniones expresadas por los componentes de Locoporelcine.com son opiniones y rogamos se respeten.
No se admitirán comentarios con autopromoción de otras páginas web.
No se publicaran comentarios con un lenguaje impropio u ofensivo.

Síguenos también en Twitter y Facebook
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger