Locoporelcine.com, tu revista de cine online en la que encontrarás: críticas de cine, entrevistas, reportajes, opiniones sobre series de televisión. ¡Mucho cine!

20 ene. 2012

CRÍTICA: Bunraku


SINOPSIS: El Leñador es el amo de una ciudad oscura. Y cuando un tren se acerca a una ciudad oscura siempre hay un pasajero silencioso. O dos.


Para aceptar lo que sucede en la película es necesario una sorprendente pirueta inicial: en el mundo no hay armas de fuego. ¿Cómo es eso posible? Nos lo cuenta en el inicio una voz en off. Un alegato antibelicista que trata de razonar acerca de lo malas que son las armas y cómo, a lo largo de la historia, la humanidad ha caído, una y otra vez en el error de la guerra. Por eso se tomó la decisión de destruir todas las armas de fuego.
Así que, ahora, la gente se mata a machetazos, a hachazos, con bastones, estoques, golpes, atropellos... Es decir: esto va de luchas a puñetazo limpio y, como sólo queremos peleas cuerpo a cuerpo, suprimimos las armas de fuego.
Es muy lícito hacer una película peleas. Se han hecho muchas. Pero urdir un prólogo para tratar de justificar la ausencia de armas de fuego es superfluo, pretencioso y, sobre todo, confuso. En realidad, lo único que consigue la película es que nos preguntemos, permanentemente, por qué algún avispado no pone de nuevo en marcha el negocio de las armas de fuego. Aunque sólo sean unas sencillas pistolas, unas pequeñas Beretta.
El Leñador (Ron Perlman) se llama así porque su arma favorita es el hacha. Y, con ella, mantiene el orden y el terror en la ciudad. Ciudad a la que llegan dos misteriosos personajes, uno con aires de vaquero (Josh Harnett) y otro oriental (Gackt). Como ambos tienen asuntos pendientes con El Leñador, el cantinero local (Woody Harrelson) les pone en contacto. También hay una mujer (Demi Moore) que relaciona al cantinero y a El Leñador.
El guión se agota ahí, en su previsibilidad. Todo lo que queda es ver cómo los dos forasteros se abren camino a guantazos hasta conseguir llegar a El Leñador. Quien espere algún otro tipo de contenido quedará defraudado.
Sus opciones estéticas son algo mejores. Los escenarios de cartón piedra, de construcciones coloristas de papiroflexia, de edificios y calles que se abren como cuentos desplegables, son, sin duda, lo mejor de la película. Logra sorprender en sus inicios y, después, de modo ocasional. Tampoco está mal la utilización de música que remite a las salas de máquinas y los pinball.
No se puede decir mucho más ni de montaje (que es innecesariamente confuso) ni de ritmo (acaba por cansar tanta pelea, por supuesto) ni de interpretaciones (los actores están correctos, conscientes de que deben pronunciar lo mejor posible sus frases de tipos duros y poco más).
La película, como ella misma señala, sabe que la venganza, el ojo por ojo y diente por diente, siempre rima mejor que poner la otra mejilla. Y ahí está la excusa para dispensar tortas a mansalva. Exclusivamente para incondicionales del género.
Lo mejor: Su estética de origami.
Lo peor: Consiguen hacer confuso un guión sencillo.

0 lxc:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarnos tu comentario!

En breve aparecerá publicado.

Equipo de Locoporelcine.com
----------------
Nota: Queda reservado el derecho de moderación y no publicación de comentarios no relacionados con el artículo, u ofensivos.
Las opiniones expresadas por los componentes de Locoporelcine.com son opiniones y rogamos se respeten.
No se admitirán comentarios con autopromoción de otras páginas web.
No se publicaran comentarios con un lenguaje impropio u ofensivo.

Síguenos también en Twitter y Facebook
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger