Locoporelcine.com, tu revista de cine online en la que encontrarás: críticas de cine, entrevistas, reportajes, opiniones sobre series de televisión. ¡Mucho cine!

19 ene. 2012

La gallina se queda sin huevos.


La televisión cada vez es menos original. Algunos estrenos comienzan muy bien; los hay que desde un principio no hay por donde cogerlos. Pero también están aquellos que desde el episodio piloto están destinados al fracaso más absoluto.
Es el denominador común de las producciones televisivas tanto en España como al otro lado del charco. En el cine ocurre lo mismo: cuando una película tiene éxito, las secuelas no tardan en hacerse esperar. Si a eso le sumamos la oleada de remakes, reboots, precuelas así como los reestrenos en 3D, nos daremos cuenta de que hay un serio problema que asola la mente de los guionistas de medio mundo.
España es un país en el que resulta especialmente preocupante esta falta de novedad. La incapacidad para innovar que asola las mentes de cientos de guionistas que escriben para la televisión va cada vez a más, entregando productos a veces inconcebibles. Si ya de por sí las series patrias cuentan con cierto desprestigio, nosotros no terminamos de esforzarnos lo suficiente como para lograr productos dignos y a la altura de la fuerte competencia extranjera. Muchos dicen que el problema esta en el dinero, ya que nosotros no podemos permitirnos series de gran presupuesto. Esto no es más que una excusa ya que con pocos medio pero con buenas ideas y un guion trabajado se pueden lograr productos realmente sobresalientes.
El problema de la ficción española es que no saben cuando parar. En el momento en que ven que una serie tiene una buena acogida por parte de su público, la explotan sin ningún tipo de límite, llegando a salir dos y hasta tres temporadas de una misma serie y en el asombroso periodo de un año nada más. Alargan las tramas y las enrevesan creando argumentos imposibles e imposibles de digerir. Los ejemplos más cercanos podemos verlos en El internado o Los hombres de Paco, ambas de Antena 3. La primera comenzó siendo una original serie adolescente con tintes de terror que derivó en un conjunto de intrigas y traiciones tan difícil de creer por parte de los espectadores como de llevar a cabo por los guionistas. Por su parte, Los hombres de Paco era en sus orígenes una entretenida comedia policial, sin ningún tipo de pretensión. Con los años, la comedia dio paso al drama y se transformó en una especie de culebrón venezolano con las susodichas muertes y resurrecciones de Hugo Silva temporada tras temporada.
También podríamos hablar de Aída, Los Serrano, Cuéntame cómo pasó y un largo etcétera. Por desgracia en este país no se sabe hacer series de televisión de calidad, o por lo menos mantener esa calidad temporada tras temporada. En EEUU esto también ocurre, pero en menor medida. Saben cuando tienen que acabar con una serie (salvo excepciones) y jubilarla, aunque en ocasiones la audiencia de la misma siga siendo notable. Es el caso de Perdidos, Mujeres Desesperadas, Sexo en NY…
Aun así, debo decir que la televisión estadounidense ya no es lo que era y también vemos cierto desgaste en su programación televisiva. En el 2004-2005 experimentó cierto auge con nuevas series que suponían un intenso lavado de cara para la televisión y todo lo que habíamos visto hasta ese momento pero de repente se fue estancando y, aunque muchas veces nos sorprenden con nuevas series realmente originales, les cuesta mantener ese nivel de calidad temporada tras temporada. De ahí que grandes éxitos como la anteriormente mencionada Mujeres desesperadas o Anatomía de Grey, entre otras muchas, hayan ido convirtiéndose en series del montón, alejándose de aquello que las diferenciaba en el pasado como era su capacidad de innovación.
Aun asi, en vez de arriesgar, se sigue explotando a la gallina de los huevos de oro. Pero hay veces en las que esa gallina ya no tiene nada más que ofrecernos y debemos buscar alguna alternativa. Eso es lo realmente difícil, considerar cuando una serie ha acabado y atreverse con algo que sea capaz de sorprender al espectador medio.
A día de hoy, cuando hemos visto casi de todo, esta labor resulta muy complicada. Complicada pero no imposible. Y nosotros, como publico, tenemos la obligación de exigir calidad en lo que vemos. El trabajo es de aquellos que están tras las cámaras pero también nuestro. Somos nosotros los que tenemos la última palabra y por eso debemos reaccionar y no permitir que ciertas cosas, como la programación de Telecinco en nuestro país, siga en la parrilla. Repito, es complicado sí, pero no imposible.

0 lxc:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarnos tu comentario!

En breve aparecerá publicado.

Equipo de Locoporelcine.com
----------------
Nota: Queda reservado el derecho de moderación y no publicación de comentarios no relacionados con el artículo, u ofensivos.
Las opiniones expresadas por los componentes de Locoporelcine.com son opiniones y rogamos se respeten.
No se admitirán comentarios con autopromoción de otras páginas web.
No se publicaran comentarios con un lenguaje impropio u ofensivo.

Síguenos también en Twitter y Facebook
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger