Locoporelcine.com, tu revista de cine online en la que encontrarás: críticas de cine, entrevistas, reportajes, opiniones sobre series de televisión. ¡Mucho cine!

29 jun. 2012

CRÍTICA: Dylan Dog: Los muertos de la noche


SINOPSIS: Dylan vive retirado en Nueva Orleans, como detective privado, aceptando casos de divorcio y otros asuntos de poca importancia.  Pero el pasado le persigue y lo paranormal vuelve a hacer acto de presencia en su vida.

Los cómics de Dylan Dog, realizados por Sclavi, presentaban a un personaje que tenía mucho más de novela negra que de terror, un protagonista más cercano a Humphrey Bogart que a los paradigmas modernos de muertos vivientes. Dylan Dog se movía con la misma naturalidad por el mundo normal que por el paranormal. Para él no había distinciones. Vivos, muertos, no muertos, casi muertos completo. Todo formaba parte de lo mismo y se encontraba entrelazado. Dylan Dog era un tipo consciente de que, más allá de nuestro universo material, hay otra realidad igualmente real.
Le película intenta, de algún modo, transmitir eso mismo. Sin conseguirlo. Y esto es lo mejor que se puede decir de ella. En todo lo demás es un desastre.  Dylan Dog no pasa de ser un capítulo, malo, en el que se han encontrado lo peor de Buffy cazavampiros, Ángel y Sobrenatural. No es que estas tres series sean malas. Las tres ofrecen extraordinarios capítulos. Pero, como toda serie prolongada innecesariamente en el tiempo, también tuvieron capítulos nefastos. Sobrenatural se encuentra en su peor momento y Dylan Dog está en esa sintonía.
El guión, muy elemental, está cargado de palabrería innecesaria, pero con algo había que rellenar. Brandon Routh (que dio vida al último y fallido Supermán: El regreso), interpretando a Dylan, va y viene en la noche, interrogando a humanos y no humanos, tratando de obtener pistas y datos para intentar resolver un caso cuya solución ya conoce el espectador mucho antes que él. Cualquier posible intriga queda anulada por culpa de una dirección plana y un montaje que, de haber sido más ingenioso, podría habernos ofrecido las escenas en un orden no cronológico.
Además, el compañero de Dylan, Sam Huntington (el personaje de Jimmy Olsen en la misma película de Supermán), el contrapunto cómico habitual, trata de sacar sus chistes del hecho de haberse convertido en zombi y no querer aceptarlo. Pero el intento de ser gracioso se vuelve cargante, extremadamente pesado, debido a unos diálogos dados a la verborrea y sin ninguna chispa.
El apartado de acción, monstruos varios y efectos especiales en general, se queda en algo tan pobre que ni siquiera habría tenido un pase en cualquier episodio de las series mencionadas anteriormente. Quizá de eso tiene la culpa el ajustado presupuesto, pero es un índice de la escasa confianza que los productores tenían en la película.
Un film sin ambición, rutinario, en el que tanto el equipo técnico como el artístico se esfuerzan lo justo, conscientes de que se encuentran en una faena propia de serie B. Quizá quienes conocen los cómics originales pueden encontrar cierta satisfacción en una secuencia donde se hacen chistes acerca de Sclavi, el autor de los cómics. Para el resto del mundo, ni siquiera eso.
Lo mejor: Los chistes sobre Sclavi.
Lo peor: Resulta evidente que jamás debió existir.

0 lxc:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarnos tu comentario!

En breve aparecerá publicado.

Equipo de Locoporelcine.com
----------------
Nota: Queda reservado el derecho de moderación y no publicación de comentarios no relacionados con el artículo, u ofensivos.
Las opiniones expresadas por los componentes de Locoporelcine.com son opiniones y rogamos se respeten.
No se admitirán comentarios con autopromoción de otras páginas web.
No se publicaran comentarios con un lenguaje impropio u ofensivo.

Síguenos también en Twitter y Facebook
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger