Locoporelcine.com, tu revista de cine online en la que encontrarás: críticas de cine, entrevistas, reportajes, opiniones sobre series de televisión. ¡Mucho cine!

19 sept. 2012

CRÍTICA: El nombre


SINOPSIS: Cinco amigos se reúnen para cenar. Una de las comensales está embarazada. Mientras la esperan, alguien pregunta al marido cómo van a llamar al bebé. La respuesta, inesperada, desencadena una tormenta verbal.

Es ineludible hacer referencia a Un dios salvaje, la adaptación cinematográfica que Roman Polanski realizó sobre la obra teatral de Yasmina Reza. En gran medida los presupuestos son los mismos. Un puñado de intérpretes, las estancias de una casa, una reunión civilizada que deriva en desastre.
El nombre es menos ácida y menos profunda que Un dios salvaje. La obra de Reza/Polanski trataba de poner de manifiesto las imposturas sociales de una humanidad que basa su pensamiento en lo políticamente correcto. Era más una película de ideas que de personajes.
El nombre esquiva, en parte, esa ideologización. Quiere personalizar, contarnos la historia de una noche (esta es la noche sin perdón) en la que, cinco amigos, abrieron la caja de Pandora y sacaron a relucir los trapos sucios, las cuentas pendientes que tenían con los demás. El detonante es un nombre. Es una broma y es algo más. Es un punto de giro que toca la fibra moral. La fibra moral pretenciosa e intelectualoide, artificial e impostada. Pero es suficiente para hacer explotar.
Todos hemos presenciado o hemos sido incluso protagonistas de una de esas conversaciones acerca de algo trivial que, no se sabe muy bien por qué, de pronto, elevamos a la categoría de fundamental. Es posible que el tema en sí no sea el culpable de lo que viene después. Puede ser el modo de decirlo, las inflexiones o, sencillamente, la gota que colma el vaso.
La presentación inicial discurre por las calles de París. Antes de encerrarnos en la casa, se nos presenta a todos los personajes que van a estar implicados. Su profesión, su modo de ser, sus sueños e ideales... Lo importante es que se trata de una visión parcial, una mirada subjetiva, ya que es el propio Vincent quien nos presenta a los demás. Él mismo se reviste de un atractivo irresistible, con cierta ironía, pero sin críticas. Los demás son majos (son parientes, amigos) pero todos tienen sus defectos. Y es él quien hace detonar la conversación con unas consecuencias que no habría deseado.
El nombre tiene una extraordinaria agilidad, impropia del cine francés. De la Patillière y Delaporte guían magistralmente la acción. En ocasiones repiten cosas, pero es lo natural en una conversación de amigos. La naturalidad, la cercanía, el reconocimiento de los personajes es la característica principal de la película. Y lo consigue gracias a unos intérpretes a quienes no les importa hacer el ridículo, indagar la gestualidad, moderarse o exagerar oportunamente.
Y es, sobre todo, divertida, con momentos realmente ingeniosos. No importa que la trama, poco a poco, derive casi en el  culebrón. Es lo que tenía que pasar. Y, lejos de mostrarse sentimental, exhibe un muestrario de las poses ridículas de nuestra sociedad. La burguesía vuelve a ser la diana para la crítica francesa, el objetivo de los directores. Pero en esta ocasión no hay un ánimo de destrucción. Más bien se trata de una purificación.
Los personajes no resultan odiosos ni petulantes. Como mucho son un poquito patéticos. Como nosotros mismos, pretendiendo tener razón, interpretando equivocadamente las razones de los demás.
La voz en off, tan exageradamente literaria, quiere poner de relieve la teatralidad de todos los acontecimientos, incluso cuando nos desplazamos por la calle. Hay que exceptuar algunas ocasiones en que emplea un montaje cortante, para aludir a pensamientos, formas de ser, intuiciones. Pero, de algún modo, quiere conservar patente la idea del mundo como un teatro, el lugar en el que todos actuamos y fingimos ser otra cosa que realmente no somos.

Lo mejor: La revelación de Claude.
Lo peor: Algunos insertos de montaje innecesarios.


Ficha técnico-artística:
Dirección: Alexandre de La Patellière, Matthieu Delaporte.
Guión: Matthieu Delaporte.
Intérpretes: Patrick Bruel, Valérie Benguigui, Charles Berling, Guillaume de Tonquedec, Judith El Zein, Françoise Fabien.
País: Francia.
Duración:109 m.
Música: Jérôme Rebotier.
Fotografía: David Ungaro.

0 lxc:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarnos tu comentario!

En breve aparecerá publicado.

Equipo de Locoporelcine.com
----------------
Nota: Queda reservado el derecho de moderación y no publicación de comentarios no relacionados con el artículo, u ofensivos.
Las opiniones expresadas por los componentes de Locoporelcine.com son opiniones y rogamos se respeten.
No se admitirán comentarios con autopromoción de otras páginas web.
No se publicaran comentarios con un lenguaje impropio u ofensivo.

Síguenos también en Twitter y Facebook
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger