Locoporelcine.com, tu revista de cine online en la que encontrarás: críticas de cine, entrevistas, reportajes, opiniones sobre series de televisión. ¡Mucho cine!

22 sept. 2012

CRÍTICA: Mátalos suavemente


SINOPSIS: La banda de El Rata planea el atraco de un casino ilegal. El principal problema es que allí juegan todos los mafiosos de la ciudad. La ventaja es que, probablemente, echarán la culpa a Trattman, que ya montó, en el pasado, un atraco a su propio casino. El atraco tiene éxito pero los mafiosos contratan a Cogan, un asesino, para que solucione el problema.

Mátalos suavemente es, ante todo, un ajuste de cuentas con las políticas de Obama, una película cabreada que levanta acta de defunción de una sociedad. Andrew Dominik culpa a los políticos de haber llevado el país hacia la degradación y, además, de no enterarse de la realidad.
El lugar más pulcro que presenciamos en Mátalos suavemente es el bar de un aeropuerto. Lo demás son arrabales, barro, suciedad, óxido, tugurios, casas derruidas, polígonos industriales muertos. Nada de rascacielos, nada de colores alegres. La expresión de una sociedad podrida y mucha sangre.
No se trata de una película de acción. Mátalos suavemente huye de la espectacularidad como si fuese una plaga (excepto en el tiroteo al coche de Liotta). La narración de sus crímenes tiene una cualidad casi documental. Esa paliza a Trattman, está rodada en tiempo real con una explicitud alarmante.
Ese estilo realista, sucio, rabioso, está trabajado minuciosamente desde un guión deliberadamente sórdido, visceral en sus imágenes y soez en sus diálogos. La crisis ha afectado a todos. También a los criminales. Y los criminales se han vuelto peores, se han visto obligados a reducir sus tarifas y cada dólar cuenta. Cada dólar por el que están dispuestos a matar.
No hay en la película un rastro de bondad. Todos los personajes se mueven desde una perspectiva profundamente pesimista: el convencimiento de que viven en un mundo sin sentido.
Hay, desde luego, una banda sonora. Pero lo más curioso es que, con frecuencia, son los discursos de Obama los que funcionan a modo de banda sonora. Le oímos en las radios de los coches, en los garitos, le vemos en la televisión... Su discurso acerca de una nación, un pueblo, su célebre yes, we can. Y esa América de las segundas oportunidades, en la que puedes rehacer tu vida, se ve devastada por el contraste de las imágenes. Un universo oscuro, claustrofóbico y sin esperanza alguna.
Brad Pitt, sin llegar a construir uno de sus grandes personajes, logra llenar de vida al peculiar Jackie Cogan, un asesino que confiesa sin problemas su preferencia por matar a distancia. Nada de emociones, lágrimas. A ser posible el anonimato, mínimo de implicación. De ahí que subcontrate a Mickey (James Gandolfini), que no está en sus mejores momentos y que sólo tiene la cabeza para alcohol y prostitutas. En pleno proceso de degradación el principal problema de Cogan será librarse de él. Quien les contrata es Richard Jenkins, un abogado amoral, espeso, turbio, con un brutal desapego hacia la legalidad. Ray Liotta (Trattman) verá cómo se vida se convierte en un infierno por un error que cometió en el pasado y que alguien ha decido aprovechar.
Las conversaciones entre ellos, marcadas por la misma ira que enmarca toda la trama, están también llenas de frustración. Criminales sin otra opción. No tienen otra salida, otro rumbo. De ahí la indignación de Cogan ante el discurso de Obama en la televisión. América ha dejado de ser un país. Es un negocio.
No apta para todos los paladares. La película, indignada, quiere indignar, ser provocativa a través de escenas minuciosamente explícitas (el vómito de sangre de Trattman) o de diálogos a la vez humillados y humillantes.
Tras sus dos películas anteriores, Andrew Dominik sigue a su aire, con un estilo muy personal. Demasiado didáctico en ocasiones (ese discurso sobre Jefferson) pero tratando de mostrar el retrato crudo de la otra cara de América.
Lo mejor: La autenticidad de todos sus personajes.
Lo peor: Cierto afán didáctico.

Ficha técnico-artística:
Dirección: Andrew Dominik.
Guión: Andrew Dominik sobre la novela de George V. Higgins.
Intérpretes: Brad Pitt, James Gandolfini, Richard Jenkins, Ray Liotta.
País: EEUU.
Duración: 97 m.
Fotografía: Greig Fraser.

0 lxc:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por dejarnos tu comentario!

En breve aparecerá publicado.

Equipo de Locoporelcine.com
----------------
Nota: Queda reservado el derecho de moderación y no publicación de comentarios no relacionados con el artículo, u ofensivos.
Las opiniones expresadas por los componentes de Locoporelcine.com son opiniones y rogamos se respeten.
No se admitirán comentarios con autopromoción de otras páginas web.
No se publicaran comentarios con un lenguaje impropio u ofensivo.

Síguenos también en Twitter y Facebook
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger