Locoporelcine.com, tu revista de cine online en la que encontrarás: críticas de cine, entrevistas, reportajes, opiniones sobre series de televisión. ¡Mucho cine!

15 nov. 2012

La parte de los ángeles


SINOPSIS: Robbie Emerson ha tenido una vida muy dura. Inmerso en un mundo barriobajero y violento no sabe cómo salir del círculo. Acaba de tener un niño con su novia, una buena chica. Y él quiere ser un buen padre. En servicios a la comunidad conoce al jefe y el jefe le inicia en la cata de whisky.

Ken Loach, con Paul Laverty, su guionista habitual, vuelven a respirar. Su cine agobiado y agobiante, descansa, de vez en cuando, con historias frescas en las que aletea la esperanza.
Loach abre con inequívocos aires de cine social. Presenciamos la sala judicial en la que el juez dictamina condena a una serie de delincuentes menores. Se librarán de la cárcel a cambio de una determinada cantidad de horas en servicios sociales.
Robbie no tiene fácil esquivar la cárcel. Su familia se encuentra enfrentada a otra familia. Responder con violencia a la violencia es su única salida. Pero eso le llevará a la cárcel. El hecho de tener una buena novia, de ser padre primerizo con un bebé del que se siente muy responsable, le hace plantearse su futuro.
La inmersión en el centro social no tiene gran trascendencia. Lo importante es que sirve como excusa para acceder a un nuevo mundo: el de la cata de whiskys. El director traza un retrato amable de esos delincuentes de poca monta, pero no trata de ocultar el mal que han hecho. Los actos de Robbie en el pasado se manifiestan con cruda evidencia en esa entrevista con una de sus víctimas, un joven al que propinó una paliza casi mortal. De ahí se va a derivar el juramento que hace con su bebé en brazos y que supone la búsqueda de una salida al precio que sea necesario.
El cine social, amable, deriva entonces, con un magnífico giro de guión, hacia el cine de atracos. Mo, una chica que también presta servicios sociales por robo, tiene la idea: robar el whisky más caro del mundo. Loach no necesita grandes artificios, espectáculo a lo Ocean's Eleven. Le basta con la habilidad con que se ha entretejido el guión, conectando los diversos elementos de la trama: el jefe de servicios sociales llevándoles a catar whiskys, las dotes inesperadas de Robbie para descubrir sabores y cosechas, el hombre que le entrega su tarjeta al descubrir las capacidades del joven, el hurto de Mo...
Todo ello les empuja a las tierras altas de Escocia, el lugar donde se ha encontrado, casualmente, una antigua barrica de whisky que va a ser subastada. Robbie, Mo y otros dos amigos, planean dar el cambiazo y confiar en que la buena suerte les ayude a salir de la situación en que se encuentran.
Hay en la película un halo poético, mucho corazón y sentimiento. Algunos pasajes contrastan por lo burdos (ese tipo que bebe el alcohol escupido) y rompen el conjunto. Loach se deja arrastrar por su cine más crudo. Pero el conjunto es, innegablemente, esperanzador. Los paisajes abiertos de Escocia, la música, la fotografía y algunos pasajes cargados de comicidad invitan a la sonrisa.
En la primera visita a una destilaría, Robbie y sus colegas del servicio comunitario, descubrirán que el 2% del whisky se evapora en la barrica. Es, dice la guía, la parte que corresponde a los ángeles. Para Robbie es un mensaje que le alienta. Él, que tiene buenas intenciones, tal vez reciba una parte. Que es, exactamente, el licor que se "evaporará" de la barrica traducido en el precio de la subasta.
No se puede decir que los protagonistas sean unos genios del robo. En realidad son bastante torpes. Algunos, como Albert, son francamente tontos. Hasta el propio Robbie se confunde con la moto que quiere destrozar. Pero tienen que intentarlo porque se niegan a admitir que la vida sea algo incontrolable.
Y, frente a aquellos que quieren hacerle la vida imposible, Robbie y Leonie encontrarán a gente de buen corazón porque a ellos también alguien les concedió una oportunidad.
Una película para cualquiera que admire el cine menos oscuro de Loach y, desde luego, para todos los que sepan apreciar un Lagavulin, un Glenfarclas o un Cragganmore.
Lo mejor: Su tono optimista.
Lo peor: Algunas salidas de tono que no encajan con la atmósfera general.

Ficha técnico-artística:
Dirección: Ken Loach.
Guión: Paul Laverty.
Intérpretes: Paul Brannigan, Siobhan Reilly, John Henshaw, Jasmin Riggins.
País: Reino Unido.
Duración: 101 m.
Música: George Fenton.
Fotografía: Robbie Ryan.

0 lxc:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por dejarnos tu comentario!

En breve aparecerá publicado.

Equipo de Locoporelcine.com
----------------
Nota: Queda reservado el derecho de moderación y no publicación de comentarios no relacionados con el artículo, u ofensivos.
Las opiniones expresadas por los componentes de Locoporelcine.com son opiniones y rogamos se respeten.
No se admitirán comentarios con autopromoción de otras páginas web.
No se publicaran comentarios con un lenguaje impropio u ofensivo.

Síguenos también en Twitter y Facebook
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger