Locoporelcine.com, tu revista de cine online en la que encontrarás: críticas de cine, entrevistas, reportajes, opiniones sobre series de televisión. ¡Mucho cine!

28 oct. 2012

Reportaje. Telerrealidad




El concepto “reality show” llega a España
El auge de los reality shows llegaron a nuestro país con la llegada del nuevo milenio. Desde entonces, han sido innumerables los distintos formatos de telerrealidad que han ido desfilando por nuestras pantallas, con mejor o peor índice de audiencia. Justo en el año 2000 se estrenaba en España el primer reality show patrio, y el más importante hasta la fecha: Gran Hermano.
En un principio, se vendió a Telecinco el formato como un experimento sociológico que nunca jamás se había hecho en España y que consistía en reunir a una serie de desconocidos en una casa, durante casi tres meses, sin televisión, lavadora, lavavajillas y, en definitiva, ningún tipo de aparato eléctrico. Ese era el principal gancho que poseía el programa: ver como un grupo de personas era capaz de convivir sin ninguna noticia del exterior, y sin aparatos eléctricos que les facilitasen el día a día. Pero, con el tiempo, se demostró que lo que de verdad llamaba la atención de Gran Hermano no era eso, sino la convivencia entre los distintos miembros de la casa. Discusiones, gritos, peleas, amores, líos de una noche, traiciones, amistades, reconciliaciones… fue lo que hizo que la audiencia española se enganchase de forma irremediable al nuevo concurso que Zeppelin producía para Telecinco. Y tras el éxito de su primera edición, llegaron las siguientes y así año tras año, hasta llegar a su edición número trece este año 2012. De forma inesperada, los concursantes que habían participado en el programa se convirtieron, para bien o para mal, en personajes televisivos de gran actualidad y toda España les conocía. A partir de ese momento, miles de personas desearon entrar en el programa o bien para vivir la experiencia, o bien para saltar a la fama. Esto lo podemos ejemplificar perfectamente en el caso de  Aristidín, concursante de la última edición de Gran Hermano que pagó 60000 euros por entrar a concursar en el programa.
Gran Hermano fue el concurso pionero en lo que a reality shows se refiere, dentro de España. Tras él vendrían multitud de formatos diferentes pero con la misma esencia: la telerrealidad como bandera. Irrumpieron en la pequeña pantalla programas como La isla de los famosos, Operación Triunfo, Hotel Glamour, Supervivientes, El Bus o La Granja. Y todos compartían las mismas similitudes con el reality “madre”: un grupo de individuos que no se conocían con anterioridad, conviviendo juntos, y grabados las 24 horas del día.
Pero pronto el factor novedad desapareció, y muchos telespectadores comenzaron a ver en este tipo de programas nada más que vulgaridad, discusiones, gritos y, en definitiva, la utilización de los sentimientos y emociones de los participantes como forma de vender espectáculo. Precisamente por esto, los realitys entraron a formar parte de lo que muchos llamaban “telebasura”. Entonces, ¿Qué son realmente los reality shows? ¿Experimentos sociológicos? ¿O simple telebasura? Para dar respuesta a estos planteamientos, tendríamos que entender que es exactamente la telebasura y porque los reality shows podrían entrar a formar parte de este conjunto.
La “telebasura” asociada a los reality shows
La telebasura propiamente dicha comenzó en EEUU. Hacia la década de los ochenta, las televisiones norteamericanas optaron por incluir en su parrilla televisiva una serie de espacios cuya temática giraba en torno al morbo y la violencia, con costes que resultaban muy económicos. Esto se aplicó también a los informativos, que optaron por incluir una mayor cantidad de imágenes violentas. A partir de aquí, comienzan a surgir no sólo una nueva forma de hacer televisión, sino también prensa, ya que los periódicos y las revistas adoptaron estas nuevas tendencias que impregnaban la televisión. La pequeña pantalla comenzó a llenarse cada vez más de este tipo de programación, que hacía que la gente se preguntase si lo que estaba viendo era la realidad, o por el contrario era una nueva forma de vender la realidad que las cadenas se inventaban. Poco a poco, esto se fue exportando a otros países. Dentro de la denominada “telebasura” los primeros programas de éxito que comenzaron a generalizarse fueron los “talk – shows”, antecedente directo de los llamados reality shows. Aquí en España, un ejemplo de “talk – show” lo tenemos en “De tú a tú” o “El diario de Patricia”, ambos emitidos por la cadena Antena 3. Con el tiempo, los talk – shows cada vez han ido degenerando más, hasta ser criticados por gran parte de la sociedad, que se asombran de ver como la televisión utiliza  las desgracias ajenas para ganar dinero a su costa. En 1995, una investigación publicada por el “New York Post” ponía en evidencia la naturaleza de los talk – shows en EEUU, lugar de origen de los mismos, por utilizar a actores que se encargaban de interpretar las distintas situaciones que iban sucediendo a lo largo del programa.
En España, el inicio de la telebasura lo encontramos a principios de los años noventa, y tienen su origen en las cadenas privadas. Poco a poco, fueron generalizándose hasta convertirse en todo un éxito. Según Elisa Chuliá, socióloga de la comunicación,  “ver la vida de los otros nos conforta. Si es mejor, nos identificamos con ellos, y si es peor, nos alegramos de no estar tan mal. Es un eficaz sedante para la sociedad”. Sin embargo, para el catedrático de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid Manuel Núlez Encabo, “no se puede afirmar con un mínimo de rigor que la telebasura responda a la demanda de los ciudadanos, ya que previamente desde las cadenas de televisión se han fomentado los elementos básicos para que existan telespectadores “encadenados””.
El Consejo Audiovisual de Cataluña publicó un informe titulado “Consideraciones sobre la telebasura”, en el que señala que “telebasura” es un conjunto de modalidades televisivas y no un género televisivo específico. Lo que crítica no es un género de televisión, sino más bien un tipo de televisión degradante en la que no se tiene en consideración ningún valor fundamental de la persona, y haciendo uso de un lenguaje repleto de palabras mal sonantes, gritos, y grosería.
Por tanto, el nacimiento en España de los reality shows y, hablando en líneas generales, de lo que muchos denominan “telebasura”, lo encontramos con el surgimiento de las cadenas privadas en el panorama televisivo. El impulso definitivo que hizo posible el nacimiento de estas cadenas privadas tuvo lugar en el momento en que el Congreso de los Diputados aprobó el 14 de Abril de 1988 la Ley de televisión privada, publicada en el BOE el 5 de Mayo. Gracias a esto, el 25 de agosto de 1989, el Consejo de Ministros asignó las tres concesiones administrativas necesarias que salieron a concurso, con una validez de diez años renovables,  a Antena 3, Telecinco y Canal +.
En los años 90, apenas se aprecian grandes diferencias entre lo que se emite en la televisión pública,  y en la privada. Por eso, a partir de este momento la televisión se empieza a entender como un negocio y los canales se lanzan a competir entre ellos con sus diferentes programas, en busca de la mayor audiencia. Todos estos cambios, marcaron el inicio de una etapa histórica totalmente nueva en la televisión española, en donde se incluye el boom del reality show (al que también podemos referirnos como reality game) desencadenado, como ya dijimos anteriormente, por el estreno de Gran Hermano.
Gran Hermano supuso para la televisión en España una renovación nunca vista hasta entonces de las estrategias de producción y programación de las cadenas durante los años posteriores. El reality destacó durante los primeros años del 2000 por ser el género estrella en las televisiones privadas, junto con el reality game, que se puede definir como una combinación del reality show (hasta ese momento los reality show lo conformaban los talk shows) con el concurso.
El reality show nace de la combinación de dos tipos de programa: los de variedades, y los del género informativo. Antes de la llegada de Gran Hermano, el reality de más éxito en nuestro país, y también de los más criticados, fue ¿Quién sabe dónde?, programa que lideró el ranking de programas más vistos.
Desde que el 23 de abril de 2000  Telecinco estrenó la primera edición de Gran Hermano, toda su oferta televisiva se centró en este formato. Gran Hermano era una adaptación de un polémico formato holandés llamado Big Brother, inspirado en la historia que George Orwell plasmaba en su obra 1984, en la que un “Gran Hermano” vigilaba mediante videocámaras los movimientos de los ciudadanos, carentes de verdadera libertad en una sociedad férreamente controlada.
La realización de este primer reality propiamente dicho, resultaba muy compleja, ya que era necesario un trabajo continuo de veinticuatro horas. Al igual que cualquier ficción televisiva estructurada en capítulos, Gran Hermano exigía la narración de una historia, protagonizada por unos personajes y compuesta por una serie de tramas entrelazadas. Al poco de emitirse en España, el programa condicionó toda la oferta de Telecinco y la de la competencia. La primera edición se saldó con un 49,3% de share y 8.356.000 espectadores. Telecinco siguió apostando temporada tras temporada por diferentes reality games, y además de Gran Hermano, pasaron por la cadena otros como Gran Hermano VIP, Hotel Glamour o La casa de tu vida.
Quedó así abierta la puerta a los reality show en televisión, y las diferentes cadenas no dudaron ni un solo instante en subirse al carro de estos exitosos formatos y crear los suyos propios siguiendo la línea de Gran Hermano. Algunos de los realitys más conocidos que hemos podido ver son los ya mencionados Hotel Glamour, La Granja, La isla de los famosos u Operación Triunfo. Pero, con mayor o menor éxito, en nuestro país se han producido infinidad de formatos de telerrealidad: Confianza Ciega, Factor X, Popstars, Perdidos en la tribu, Billete a Brasil, Acorralados, Fama, Mujeres y Hombres y Viceversa, y un largo etc…
Cómo son vistos los reality shows por la sociedad
Con el tiempo, la crítica a este tipo de formatos no se hizo esperar. Lo que en un principio fueron siendo concursos de convivencia, con el tiempo fueron adaptándose a los gustos y las exigencias de un tipo de espectadores que demandaban cada vez más morbo en la televisión. Como las productoras de este tipo de programas sabía qué era lo que generaba audiencia, fueron ajustando los procesos de selección de sus castings eligiendo a un tipo de perfil cada vez más afín a lo que antes utilizábamos para definir la telebasura: gente vulgar, chillona, de bajo nivel cultural y sin tapujos a la hora de discutir a voces o mantener relaciones sexuales delante de toda España. Poco a poco, Gran Hermano y con él el resto de reality shows, fueron alejándose del experimento social que pretendían ser en televisión, y acercándose cada vez más a lo que muchos definían como “telebasura”. Pero lo que de verdad preocupa a los estudiosos de estas ramas de la comunicación, como María del Mar López Talavera o Julia Bordonado Bermejo, es que este tipo de programas supere más del 60% de la programación televisiva en prime time.
A día de hoy, este tipo de formatos acaparan más críticas negativas que positivas por todo lo dicho anteriormente. Se dice de ellos que son un mal ejemplo para la sociedad y que solo sirven para alimentar el morbo entre otras muchas cosas. El ejemplo más cercano lo tenemos en el reality que la cadena MTV estrenó el domingo 14, con un gran éxito de audiencia: “Gandía Shore”. El programa cuenta las peripecias de ocho jóvenes de vacaciones en Gandía, que viven de forma desinhibida y sin ningún tipo de prejuicios, mostrando ante las cámaras sus noches de fiesta, alcohol, relaciones sexuales entre ellos y con desconocidos, peleas, amor… El programa es una adaptación del reality norteamericano “Jersey Shore” (de gran éxito internacional, a la par que criticado) y lleva acaparando polémica desde su primer día de grabación, al agredir una de las participantes a una ánonima. Dos días después de su estreno, la Asociación de Consumidores de Medios Audiovisuales ya ha pedido a los anunciantes que boicoteen el programa por la imagen que da de los jóvenes, promoviendo hábitos poco saludables, sexo y actitudes machistas que denigran. Sea como sea, el programa se saldó con un 21% de share, toda una proeza para un canal minoritario como MTV.
Los reality shows vistos por algunos de sus protagonistas:
Ahora toca conocer cómo son verdaderamente los reality shows desde dentro, y como lo viven sus protagonistas. Porque, si hay algo que todos nos hemos preguntado alguna vez, es cómo continua la vida después de un reality. Algunos se hacen famosos y pasan a ser colaboradores de algún tipo de programa del corazón, otros caen en el olvido de forma involuntaria mientras que otros, prefieren mantenerse en el anonimato voluntariamente. Además, también están aquellos a los que la incorporación a su vida diaria es más complicada de lo que habían previsto por el hecho de haber participado en un programa de esta índole.
Para Berta Renedo, ex – concursante de Gran Hermano 12 + 1, la experiencia en el concurso de Telecinco se ha quedado en eso, una experiencia más que le ha hecho aprender a conocer aspectos de sí misma que ni conocía. Reconoce que no le ha cambiado la vida en lo más mínimo y que ella sigue con la vida que tenía antes de entrar en el programa. Pero lo que llama especialmente la atención, es la posibilidad que ella plantea de que en el programa exista tongo. En Gran Hermano, siempre se ha rumoreado sobre esa posibilidad, que no hacía sino restar aún más credibilidad al programa. Berta ha reconocido que en Gran Hermano, como en cualquier otro programa de televisión, se tocan los resultados en función de la audiencia que, al fin y al cabo, es lo que se busca en cualquier programa televisivo.
Lo mismo opina Veronica Crespo, compañera de Berta Renedo en el programa, afirmando que después de todo lo que ha visto dentro de la casa y fuera, no le sorprendería lo más mínimo que hubiese tongo y, es más, ella misma así lo cree. Para ella, al contrario que para Berta Renedo, el programa le ha dado mas cosas negativas que positivas. Confesó haber entrado dentro del concurso en busca de dinero, pero no de fama, ya que su relación con el programa iba a limitarse a lo que hiciese dentro del concurso y siempre se negó a vender su vida una vez que hubiese salido de la casa. Al contrario de lo que pensaba antes de entrar, Gran Hermano le ha hecho perder más dinero del que esperaba ganar, y reconoce que una vez se termina el programa se cierran más puertas de las que se abren.
Ellas son dos concursantes de una edición de Gran Hermano ya finalizada, pero sus opiniones coinciden con lo que muchos ex – concursantes han dicho del programa una vez que este ha finalizado. Y es que, para muchos de ellos, la vida después de Gran Hermano no es fácil. Esto se debe a la relación directa que se establece entre el programa y la telebasura. Aunque mucha gente ve el programa, éste sigue viéndose con malos ojos por gran parte de la sociedad, y precisamente por eso incorporarse a la vida diaria después de haber estado en el programa no ha resultado fácil para muchos de ellos. A nosotros nos lo ha dicho Berta Renedo y Verónica Crespo, pero en televisión lo han dicho gran parte de los concursantes que han pasado por la casa.
Por otro lado, también pudimos hablar con Abraham, participante del nuevo reality de MTV que anteriormente mencionábamos, “Gandía Shore”. Al contrario que Verónica y Berta, Abraham aún no sabe lo que es la vida después de “Gandía Shore”. El programa aún se está emitiendo y, dado su éxito, seguramente renueve para una segunda temporada. Llevan dos episodios, pero ya cuenta con mas de 22.000 seguidores en twitter. Para él, la fama acaba de empezar y todavía no sabe que le puede deparar. Él está tranquilo y no tiene miedo al que dirán, a pesar del tipo de programa al que ha entrado. Afirma que en “Gandía Shore” no hay ningún guión y que todo lo que vamos a poder ver, es real al cien por cien. Para él, de momento la experiencia ha sido más que positiva y estaría dispuesto a repetirla cuando sea. Pero aún no sabe hasta que punto va a cambiarle la vida haber entrado dentro del programa, ya que su fama aún está floreciendo.
Visto esto… ¿Qué es realmente un reality show? ¿Un arriesgadísimo experimento social-televisivo? ¿Simple telebasura? Lo que está claro, es que aún a día de hoy, y doce años después del estreno del primer reality show patrio, la polémica aún continúa girando alrededor de este tipo de formatos, levantando tanto odio como pasiones a partes iguales. Hay quien opina que deberían desaparecer por todo lo que suponen, mientras que otros desean su permanencia en antena por mostrar al ser humano tal y como es. ¿Quién lleva entonces razón? Probablemente los dos, o ninguno. Pero si hay una cosa que está clara, es que mientras este tipo de producciones continúen cosechando las audiencias millonarias que consiguen semana tras semana, permanecerán en antena el tiempo que sea necesario, hasta que el público diga “basta”. Porque, al fin y al cabo, en televisión es la audiencia la que tiene la última palabra.

26 oct. 2012

Día de Loc@s: carteñera 26 de octubre



¡De nuevo aquí!

Parece que la despedida del mes de octubre no va a estar mal. Al menos, hay algunos títulos que me parecen interesantes. Por ejemplo Argo, un film de Ben Affleck, el cual ha demostrado que es bastante mejor director que actor; Hotel Transylvania es una película que estaba deseando que se estrenara; y Ruby Sparks me llama la atención, pero no sé exactamente por qué me despierta interés o simpatía, ¿será el cartel?

El resto... ni fu ni fa...

¿Por cuál te decides?

Cine. Argo

Argo

Cuando, en 1979, la embajada de los Estados Unidos en Teherán fue ocupada por un grupo de iraníes, la CIA y el gobierno canadiense organizaron una operación para rescatar a seis diplomáticos estadounidenses. Con este fin se recurrió a un experto en el arte del disfraz y se preparó el escenario para el rodaje de una película ("Argo"), en la que participaba un equipo de cazatalentos de Hollywood.

Cine de animación. Hotel Transylvania

Hotel Transylvania

Desde su nacimiento, Mavis vive en un lujoso hotel, de nombre Transylvania, creado para proteger a los monstruos de la amenaza de los humanos. Mavis está a punto de cumplir la mayoría de edad (¡ni más ni menos que 118 años!) y su padre, el conde Drácula, le prepara una fiesta en la que no faltan los amigos más cercanos a la familia: desde Frankenstein al Hombre Invisible o la Momia, pasando por un humano que se ha colado en la celebración y que se enamorará de Mavis.

Cine. Ruby Sparks

Ruby Sparks

Los directores de "Little Miss Sunshine" relatan la historia de un escritor que se enamora de uno de sus personajes femeninos. Calvin Weir-Fields (Paul Dano) había sido un niño-prodigio, cuya primera novela había tenido un gran éxito. Pero, desde entonces, sufre un sistemático bloqueo creativo agravado por su deprimente vida amorosa. Finalmente, consigue crear un personaje femenino, Ruby Sparks (Zoe Kazan), que acaba materializándose y compartiendo la vida con él. Además, cada vez que Calvin se sienta ante su máquina de escribir, tiene la facultad de cambiar a Ruby a su antojo. El problema consistirá en lograr que esa relación, que sólo existe en su mente, funcione también en el mundo real.

Cine japonés. Outrage

Outrage

En una lucha sin piedad por el poder, varios clanes yakuza se disputan el favor del Padrino. Los rivales ascienden en la organización a base de complots y de falsas fidelidades. Otomo, yakuza desde hace mucho tiempo, ha visto progresar a sus iguales: de los tatuajes elaborados y las falanges seccionadas han pasado a las altas finanzas. Su combate para llegar a la cima, o al menos sobrevivir, no tiene fin en un mundo de corrupción donde reinan la traición y la venganza. Un mundo donde no existen los héroes.

Cine terror. Silent Hill

Silent Hill

Cuando cumple 18 años, Heather Mason decide buscar a su padre. Las pesadillas que la acechan la conducen a la ciudad de la niebla eterna, donde acabará descubriendo el misterio de Silent Hill. Secuela de la película Silent Hill, basada en una saga de videojuegos homónima.

Cine. Cartas a Elena

Cartas a Elena

En las colinas de Cooper Canyon, en Chihuahua, Teo, el cartero, adopta a un muchacho llamado Emilio. Ambos, además de repartir el correo y leer las cartas a sus destinatarios, se encargan también de escribir las respuestas, pues la mayoría de los vecinos son analfabetos. Sin embargo, Emilio se siente muy triste cuando sus parientes, que han emigrado a Denver (Colorado) en busca de un futuro mejor, le cuentan por carta sus problemas y dificultades. Cuando Teo se queda lisiado, Emilio se hace cargo del correo y haciendo gala de una gran imaginación cambia el contenido de las cartas sustituyendo las historias tristes por historias alegres y optimistas. En pocos días, el pueblo se transforma. Los ancianos, desesperados, solos y tristes, ahora son felices: disfrutan del supuesto éxito de sus familiares en los Estados Unidos. Pero la alegría dura poco, pues pronto se dan cuenta de que las buenas nuevas sólo son producto de la imaginación de Emilio.

Cine. La otra venecia

La pequeña Venecia

Shun Li trabaja en una fábrica textil de las afueras de Roma. Intenta legalizar su situación para poder traer a Italia a su hijo de ocho años. De pronto, la mandan a Chioggia, una pequeña ciudad situada en una isla de la laguna veneciana, para trabajar como camarera en un bar. Bepi, un pescador eslavo apodado ‘El Poeta’, es cliente habitual de ese bar desde hace años. El encuentro entre ambos es como una huida poética de la soledad, un diálogo silencioso entre dos culturas que, aunque diferentes, no están tan distantes. Pero ni los chinos ni los lugareños ven bien esa relación y tratarán de obstaculizarla.

Cine. Vacaciones en el infierno

Vacaciones en el infierno

Después de ser capturado por las autoridades mexicanas, un criminal (Mel Gibson) va a parar a una terrible prisión, donde aprenderá a sobrevivir gracias a la ayuda de un niño de nueve años.

CRÍTICA: Ruby Sparks


SINOPSIS: Calvin es escritor, es joven y es brillante. Pero tras su primera novela tiene bloqueo creativo. Empieza a escribir sobre una chica llamada Ruby Sparks. Y lo hace con tal maestría, con tal perfección, con tal intensidad que, una mañana, al despertar, Ruby está instalada en su casa. Calvin cree que ella es una alucinación y Ruby no sabe que es imaginaria. Pero ahora Ruby tiene vida propia. Y si Calvin no la reescribe, Ruby toma decisiones que a él no le gustan.

Hace seis años, Jonathan Dayton y Valerie Faris marcaron un hito desde el cine indie al lograr que, su pequeña película, Pequeña Miss Sunshine, se hiciera mundialmente famosa.
Se han tomado su tiempo en sacar adelante una nueva producción. Para ello han tomado un guión de Zoe Kazan. Ruby Sparks aúna, de este modo, el estilo fresco e independiente de la primera película de los directores y un argumento que se relaciona con el de Más extraño que la ficción.
Paul Dano interpreta a Calvin, ese joven escritor en horas bajas que tiene muchas dificultadas para entablar relaciones sociales y más aún para relacionarse con chicas. La fama le ha llegado demasiado pronto, quizá. Tiene el suficiente sentido común como para saber que, las mujeres que se le insinúan, tienen más interés en la fama que en el propio Calvin.
El hecho de que su novia Lila le abandonara tras la muerte de su padre, le pareció significativo y se siente incapaz de conocer a otra. De modo que durante el bloqueo creativo en que se encuentra, comienza a escribir sobre Ruby Sparks (Zoe Kazan), la chica de sus sueños, su ideal femenino. Y lo hace con tal perfección y minuciosidad que ella cobra vida.
Ruby, por supuesto, una vez que está viva, empieza a tomar sus propias decisiones y, después de unos meses románticos, la relación se va fracturando y Ruby se distancia. Calvin debe reescribirla.
La película tienen algunos problemas en sacar adelante la relación de la pareja. La sucesión de desencuentros, hacer las paces, algunos encontronazos, y vuelta al origen, se torna un poco repetitiva. El viaje para visitar a los padres de Calvin es gracioso, pero con poco sentido argumental. Los padres son unos personajes un tanto extremos. La madre como una especie de sacerdotisa New Age, el padre un tipo que se dedica al mobiliario ecologista. Aunque un tanto sacados de quicio, Annette Bening y Antonio Banderas los encarnan con gracia y equilibrio (hasta donde es posible).
Donde la película funciona realmente bien es la vertiente del acto de creación artística, la relación que se establece entre autor y obra, creador y criatura, determinismo y libertad. El diosecillo que quiere controlarlo todo, la criatura que busca su independencia. Esta parte culmina en una secuencia estremecedora, potentísima y terrible que exige el máximo de las dotes interpretativas de Paul Dano y Zoe Kazan. Calvin y Ruby, deben descubrir definitivamente quienes son, qué quieren, cuáles son sus aspiraciones. Y el choque engendra una escena dramática realmente imponente.
Ruby Sparks carece de la imprevisible simpatía de Pequeña Miss Sunshine. El juego de ficción también está, tal vez, por debajo del de Más extraño que la ficción. Pero desde una óptica cercana, escenas concretas, planteamiento, evolución de los personajes, alcanza un gran nivel. La evolución de los personajes, desde los inicios cómicos hasta el drama, se desarrolla con habilidad, alejándose, para bien, de la superficialidad de las comedias románticas al que el cine más comercial nos tiene acostumbrados.
Y sí. El final es un final feliz. Pero obviamente, también es la puerta para nuevos problemas entre Calvin y Ruby. Como en toda relación, con altibajos, hay que trabajarse el amor. Chris Messina, hermano y confidente de Calvin, con más experiencia de la vida, lo sabe muy bien.
Lo mejor: La secuencia de la verdad.
Lo peor: Un Steve Coogan sobreactuado.

Ficha técnico-artística:
Dirección: Jonathan Dayton y Valerie Faris.
Guión: Zoe Kazan.
Intérpretes: Paul Dano, Zoe Kazan, Chris Messina, Annette Bening, Antonio Banderas, Steve Coogan, Deborah Ann Woll, Elliot Gould, Alia Shawkat.
País: EEUU.
Duración: 104 m.
Música: Nick Urata.
Fotografía: Matthew Libatique.

25 oct. 2012

CRÍTICA: Vacaciones en el infierno





SINOPSIS: Él es un tipo que, con otro colega, huye de un atraco tratando de alcanzar la frontera. El otro tipo no lo consigue. Él sí. Pero no del todo. Porque si hay algo peor que la cárcel es una cárcel en México. Y la peor cárcel de México es el Pueblito.


Basta echar un vistazo a la historia de la cárcel de el Pueblito, en Tijuana, para darse cuenta de lo mucho que puede degenerar el sistema carcelario mediante la corrupción. El Pueblito llegó a estar dirigida por los propios presos, con el alcaide y los policías a sueldo. Un lugar donde podías conseguir droga, pasaportes falsos, salidas, entradas, la estancia de tu familia... Siempre y cuando tuvieses contactos y dinero. Dos mil policías fueron necesarios para asaltarla y poner orden.
Vagamente inspirada en aquellos hechos, encontramos al protagonista, no sabremos su nombre, un Mel Gibson desenvuelto, encarcelado en vísperas del detonante final. En realidad, y como no podía ser de otra manera, él termina por ser el detonante, ese gringo que aterriza en un lugar que no es el suyo y empieza a liarla al mismo tiempo que intenta sobrevivir.
A medio camino entre el documental (la ambientación general responde a la situación que se vivía) y el thriller de acción, la película logra sorprender con derivaciones inesperadas.
El dinero del gringo está oculto en alguna parte. Y, desde luego, los policías mexicanos que le han detenido quieren saber dónde está. El gringo, en busca de la supervivencia, trata de establecer contacto con un chico, para conocer el extraño funcionamiento de aquel lugar. Y, el chico, resulta ser un tesoro preciado como posible donante de órganos del jefe del tinglado. La madre del chico espera angustiada que su hijo no sea sacrificado en beneficio del mafioso.
Es en este conglomerado donde el gringo aprende rápido, increíblemente rápido, a sobrevivir. No tiene mucho que perder, sabe que su tiempo está contado y arriesga. Es así como la parte casi documental, se transforma en algo más divertido, alocado y sin complejos. Porque el gringo se verá obligado a cumplir una misión fuera de los muros y a regresar.
Esa imitación que Mel Gibson hace de la voz de Clint Eastwood para montarle una trampa a Peter Stormare es un divertido juego metacinematográfico no sólo por lo surrealista de la situación sino también porque Gibson imita realmente bien a Eastwood. Y el plan, sencillo, loco, supone un quiebro en la narrativa de aparente realismo que nos habían ofrecido hasta entonces.
El humor descontextualizado ofrece un giro en el guión que hace avanzar la trama hacia un desenlace quizá previsible, pero capaz de mantener la tensión e incluso de incrementarla. Porque al gringo se le han acumulado las tareas (sobrevivir, recuperar "su" dinero, salvar al niño y a su madre) y queda por ver cómo va a solucionarlo.
La fotografía sobreexpuesta, ligeramente quemada, y la textura del grano ayudan en los inicios a crear esa atmósfera realista (pese a la descerebrada persecución del comienzo). La inmersión en el sistema penitenciario de el Pueblito supone un shock que uno se ve obligado a contemplar atónito. Después la diversión, irrumpiendo progresivamente. Adrian Grunberg, en su primera película, sabía muy bien lo que quería hacer. Controla perfectamente la narración de una realidad sembrándola de ficción.
Mel Gibson, una vez más, borda su papel. Es un personaje que se ajusta perfectamente a su gestualidad, un algo de la locura de Arma Letal, otro poco del vengador Braveheart. Debido a los problemas personales que atraviesa, se ha convertido, en Estados Unidos, en veneno para la taquilla. Así que la película saltó directamente al DVD. Y allí tuvo el suficiente éxito como para que las distribuidoras internacionales descubrieran el valor de esta pequeña originalidad.
Recomendable para todo aquel que quiera una película de acción, con unas dosis de historia carcelaria, otro poco de humor y otro tanto de excentricidad. No es poco.

Lo mejor: La habilidad para cambiar de género.
Lo peor: Las dificultades que ha tenido para estrenarse.

Ficha técnico-artística:
Dirección: Adrian Grunberg.
Guión: Mel Gibson y Adrian Grunberg.
Intérpretes: Mel Gison, Kevin Hernández, Daniel Jiménez Cacho, Peter Stormare, Dolores Heredia.
País: EEUU.
Duración: 96 m.
Música: Antonio Pinto.
Fotografía: Benoît Debie.

18 oct. 2012

CRÍTICA: Looper


SINOPSIS: No es fácil deshacerse de un cadáver en 2074. Así que las mafias envían a sus víctimas a 2044 para que los looper los maten. Pero, ¿qué sucede si llega tu propio yo para que acabes con él?

Rian Johnson se dio a conocer con Brick, una ópera prima, casi amateur, pero con una visión muy particular. Narraba una historia de mafias, drogas, asesinatos e investigación. Nada especial de no ser porque trasladaba la esencia del cine negro a un instituto y le añadía algunos toques a lo David Lynch. Joseph Gordon-Levitt, el protagonista, se daba también a conocer. Con Brothers Bloom se reafirmó en un cine original, un poquito extravagante, más pendiente de los personajes que del guión en sí.
Looper supone el reencuentro de Johnson y Gordon-Levitt y significa su entrada en la mayoría de edad, con un presupuesto decente y un reparto en el que figuran Bruce Willis, Emily Blunt, Garret Dillahunt, Paul Dano y Jeff Daniels
Al comenzar la trama nos situamos en el año 2044. Algunas cosas han cambiado. Aún no se han inventado los viajes en el tiempo, lo harán en breve. Pero los looper saben que existe esa posibilidad porque se encargan de matar a las personas que vienen de 2074. Han sido contratados por un hombre (Jeff Daniels) que viene de esa época. Los términos son sencillos: matan y se deshacen del cadáver. Sobre el cadáver encuentran su pago.
Esta no es la única peculiaridad de 2044. Algunas personas tienen una cierta capacidad telequinética. Pueden mover objetos pequeños con la mente. Nada importante. Sólo una curiosidad ridícula.
Pero, de repente, alguien, en 2077, decide cerrar el círculo y hace que todos los looper sean enviados para morir a manos de su yo del pasado. El encuentro entre los dos Joe (Gordon-Levitt y Bruce Willis), pasado y futuro, se resuelve en una paradoja temporal cuando el destinado a ser víctima logra sobrevivir. Y, desde luego, quiere volver con su esposa a cualquier precio. Para ello sabe a quién tiene que matar.
Looper, en el fondo, se trata de una variación al tema de Terminator y su intento de asesinar a Sarah y Jonh Connor. El juego se ve reforzado con el guiño de la presencia de Garret Dillahunt (el Terminator Cromartie de Las crónicas de Sarah Connor), uno de los encargados de solucionar la paradoja temporal.
A diferencia de Terminator, Johnson está más interesado en la toma de decisiones. El destino escrito cambia, debido a la paradoja temporal. La memoria del Joe futuro fluctúa de continuo a medida que el Joe pasado cambia sus decisiones. Aunque, por lo que el espectador percibe, las cosas se desarrollan de modo inexorable para que el ciclo vuelva a repetirse. El resultado final parece determinado. Ahí es decisiva la presencia de Emily Blunt (también ella se llama Sara), determinada a educar y proteger a su hijo. Es consciente de lo que tiene entre manos, de lo que su hijo puede hacer o puede evitar.
El guión está bien trabajado y se ha pensado minuciosamente en la cuestión de los detalles. El montaje, peor resuelto, resulta en ocasiones innecesariamente confuso o abrupto. Que Blunt conozca la existencia de los looper no tiene mucho sentido y no queda explicado.
Johnson logra una película interesante, muy sugerente en los aspectos de las decisiones de la voluntad humana, algo previsible en su final. El amor de un hombre por su esposa o el amor de un hijo por su madre son lo que empuja la espiral de violencia durante 30 años. Y es un hombre, aparentemente egoísta, preocupado sólo por sí mismo, quien deberá encontrar la manera de frenar la ira, confiando en que una madre sepa educar a su hijo.
Una buena apuesta para pasar a engrosar la sección de películas de culto en las estanterías de los amantes de la ciencia-ficción.

Lo mejor: La variación sobre los viajes temporales.
Lo peor: Algunos fallos de montaje que resultan confusos.

Ficha técnico-artística:
Dirección: Rian Johnson.
Guión: Rian Johnson.
Intérpretes: Joseph Gordon-Levitt, Bruce Willis, Emily Blunt, Garrett Dillahunt, Paul Dano, Jeff Daniels.
País: EEUU.
Duración: 118 m.
Música: Nathan Johnson.
Fotografía: Steve Yedlin.

16 oct. 2012

Avances. Amanecer Parte 2 se acerca

Pues sí, prácticamente a un mes del estreno de la última entrega de la Saga Crepúsculo, Amanecer Parte 2, toca hacer una noticia para ir calentando motores para sus fans ;)

Sinópsis:


Bella concluye su transformación en vampiro y ahora debe familiarizarse con su nueva condición. Con el nacimiento de Renesmee, la familia Cullen deberá protegerse ante la amenaza de los Volturi ya que existe una ley para los vampiros que prohíbe a todos los clanes convertir a niños, pues son difíciles de controlar y pueden generar auténticas masacres que pongan en peligro la secreta existencia de los vampiros...
Poster Amanecer Parte 2
Su estreno, previsto al menos en EE.UU. para el 16 de noviembre, augura una buena recaudación, mejor incluso que la de anteriores episodios de la saga Crepúsculo.

Aun cuando me considero una seguidora de la saga (pero no fanática de esas que se pintan la cara, que una ya tiene una edad), he de reconocer que la calidad de sus películas ha ido decayendo. Lo cierto es que de las cuatro estrenadas la mejor es la que tiene ese toque independiente, con un plus visual y una dirección más original y cuidada, que aportaba ese valor añadido a un film orientado a un público juvenil. Desde la de Catherine Hardwicke la saga ha decaído a nivel de interpretación (que no tenía por qué ser excepcional pero eran mucho más naturales), al maquillaje y peinado, atrezzo, efectos... El desastre de la segunda rebajó la saga a niveles que eran difíciles de recuperar, aunque también es cierto que los siguientes directores (Eclipse y Amanecer Parte 1) lo han intentado. Por esto, aunque sin duda iré a ver el desenlace de la saga, tengo mis reservas.

Para empezar la promoción no me está acabando de convencer. El poster es insulso, muy artificial, y se sale de la línea del resto de la saga por lo que no veo que encaje.
Aun así... ¡empieza la cuenta atrás!

Ficha técnico-artística:

  • Título original: The Twilight Saga: Breaking Dawn - Part 2 
  • Año: 2012 País: EE.UU. 
  • Director: Bill Condon 
  • Guión:  Melissa Rosenberg (Novela: Stephenie Meyer) 
  • Música: Carter Burwell Fotografía: Guillermo Navarro Reparto: Kristen Stewart, Robert Pattinson, Taylor Lautner, Anna Kendrick, Peter Facinelli, Dakota Fanning, Ashley Greene, Jackson Rathbone, Nikki Reed, Kellan Lutz, Peter Facinelli, Elizabeth Reaser, Michael Sheen, Billy Burke, Boo Boo Stewart, Cameron Bright, Michael Welch, Julia Jones, Kiowa Gordon, Alex Meraz, Valorie Curry, Christopher Heyerdahl, Daniel Cudmore, Charlie Bewley, Jamie Campbell Bower 
  • Productora: Summit Entertainment 
  • Género:Fantástico. Romance. Thriller | Vampiros. Hombres lobo.
Cine. Amanecer Parte 2

Cine. Amanecer Parte 2

Cine. Amanecer Parte 2

Cine. Amanecer Parte 2

15 oct. 2012

Crítica. Magic Mike, magia sin sorpresas

Sinópsis:

Mike (Channing Tatum) es un joven que persiguiendo el sueño americano, y tras varios trabajos duros, se introduce en el mundo de los strippers masculinos en clubs para mujeres, todo gracias a un joven bailarín llamado The Kid (Alex Pettyfer). Allí Mike descubrirá el mundo de las fiestas con mujeres guapas, sexo fácil y dinero rápido, un mundo adictivo pero con su lado oscuro.
Cine. Poster Magic Mike
Cine. Magic Mike

Sí, he sido unas de las personas que han contribuido a los 169.000€ de recaudación que se ha llevado en su primera semana la última de Steven Soderberg: Magic Mike.

La motivación principal fue evidentemente el elenco y el trailer, y si tienes claro que vas a pasar un buen rato en compañía de alguna otra persona de tu mismo género (madre, amigas...) acompañado de un festín visual... Magic Mike cumple con esas expectativas. Si lo que esperas en un film con una profundidad argumental... te decepcionará. Por tanto, yo salí bastante satisfecha: tenía claro que iba a ver un producto de entretenimiento con chicos guapetones. Además es un placer ver lo bien que baila Channing Tatum.

Sin embargo, Soderberg muestra también la parte oscura del mundillo. Puede estar muy bien lo del ligoteo, las fiestas, el dinero y el sexo fácil, pero el film muestra también los riesgos y lo fácil que es meterse en líos en un entorno en lo que parece que todo es válido y todo está permitido (algo muy actual en según que ambientes por los que se mueve cierta juventud): drogas, excesos, contrabando, deudas impagables... Básicamente, lo que arranca como una comedia del "negocio serio" que asegura McConaughey acaba siendo un drama previsible.

Mi nota: un 5

Fotograma de Magic Mike
Cine. Magic Mike

Ficha técnico-artística:

  • Película: Magic Mike.
  • Dirección: Steven Soderbergh.
  • País: USA.
  • Año: 2012.
  • Duración: 110 min.
  • Género: Comedia dramática.
  • Interpretación: Channing Tatum (Mike), Alex Pettyfer (Adam), Matthew McConaughey (Dallas), Matt Bomer (Ken), Joe Manganiello (Big Dick Richie), Adam Rodriguez (Tito), Olivia Munn (Joanna), Cody Horn (Brooke), Riley Keough (Zora), Kevin Nash (Tarzán), Gabriel Iglesias (Tobías).
  • Guión: Reid Carolin.
  • Producción: Reid Carolin, Gregory Jacobs, Channing Tatum y Nick Wechsler.
  • Fotografía: Peter Andrews.
  • Montaje: Mary Ann Bernard.
  • Diseño de producción: Howard Cummings.
  • Vestuario: Christopher Peterson.
  • Distribuidora: Alta Classics.
  • Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años.

Trailer:

Por: Jessica Villoslada Puche

11 oct. 2012

CRÍTICA: Iron Sky


SINOPSIS: Estamos en el año 2018 James Washington llega a la Luna en una nueva misión espacial. Para su sorpresa descubre algo que ha permanecido ignorado por el mundo: en 1945 un grupo de selectos nazis huyó a la cara oculta de la Luna y, allí, han proseguido su plan de invasión.

No es fácil elaborar una crítica a partir de películas así. Hay que descubrir, sobre la marcha, que tipo de lógica peculiar utiliza el director, qué extraño objetivo persigue, si los medios empleados son los adecuados y si efectivamente logra que funcione.
Y, lo cierto, es que funciona razonablemente bien como comedia loca y excéntrica. Un cóctel de clichés pulp y pop asequibles a todo el mundo. Ha triunfado en los países de Europa en que se ha estrenado, tiene muy mala leche y está bien hecha.
Lo de la mala leche hay que puntualizarlo. Los verdaderos malos son los Estados Unidos. Estamos en 2018 y la presidenta, que tiene un sospechoso parecido a Sarah Palin, trata de renovar su mandato y descubrirá que la retórica nazi no le viene nada mal.
Marciana a más no poder, surrealista en todo momento, delirante en ocasiones, pero con cosas brillantes: el Yes, she can; la nave espacial USS George Bush con tripulantes vestidos de series de televisión de ciencia-ficción serie B; los guiños a Star Trek; los nazis con casco tipo Darth Vader; el iphone y el ipad como tecnología revolucionaria al servicio nazi; la asesora de imagen y su arranque hitleriano parodiando El hundimiento; las batallas estilo Battlestar Galactica y Star Wars... En fin, la demencia.
Con frecuencia se presta a la sonrisa, en ocasiones logra la carcajada pero, en general, una mira atónito lo que está viendo porque (obviamente) no se lo acaba de creer (imposible la suspensión de la incredulidad) y porque no está muy claro las derivaciones que va tomando el guión aquí y allá.
El toque más preocupante es que, al cargar la mano en su crítica americana, no parece lo suficientemente anti-nazi. Suena como que, en realidad, si quitas lo de matar gente, el resto de las ideas no estaban mal del todo. Si la chica blanca besa a un negro seguro que cuela. Y cuela. O tal vez quiere decir que, si pones una rubia curvilínea (Julia Dietze) en vez de a un señor bajito con bigote, las cosas serán distintas.
En cualquier caso la película tiene la suficientemente poca entidad como para que el análisis ideológico (que podría cabrear a alguien) carezca de cualquier importancia. Todo es tan absurdo y ridículo que no queda más opción que tomárselo a broma.
Como muchas películas de este género, con frecuencia, fuerza ciertas tramas, y eso se nota en un montaje un tanto caótico que se ve obligado a incluir todos los gags, sean necesarios o no. Las gracias están por delante de la lógica del guión.
Iron Sky es una película para todo el que tenga interés en una comedia diferente, incluso distinta a las diferentes. Orgullosa de ser inclasificable, descerebrada hasta ser inimitable, resulta un  pasatiempo mucho más satisfactorio cuanto menos uno la piense.
Lo mejor: Los aspectos técnicos están bastante bien logrados.
Lo peor: Algunos chistes y situaciones forzadas.

Ficha técnico-artística:
Dirección: Timo Vuorensola.
Guión: Johanna Simisalo.
Intérpretes: Julia Dietze, Christopher Kirby, Udo Kier, Stephanie Paul.
País: Finlandia.
Duración: 93 m.
Música: Laibach.
Fotografía: Mika Orasmaa.

4 oct. 2012

CRÍTICA: El fraude


SINOPSIS: Robert Miller es un hombre de 60 años. Buen marido, buen padre, buen abuelo, honrado hombre de negocios, filántropo... Un hombre apreciado e inteligente que supo ver las trampas económicas de la época de bonanza. Hasta que un accidente de coche, con la amante al lado, pone de relieve la auténtica verdad: un fraude.

La crisis económica ha dado muchos frutos cinematográficos. Tal vez no muy brillantes, pero sí sugerentes. Inside Job, Margin Call, Wall Street: El dinero nunca duerme...
El fraude viene a sumarse al género, pero desde una óptica distinta que la hace especialmente interesante. Las otras películas realizadas hasta ahora hablaban del dinero como algo abstracto, de la crisis como un fenómeno determinista, algo que tenía que ocurrir por leyes no escritas del mercado. Grandes fenómenos económicos que debían llevar a una época de bonanza aunque luego hubiese que pagar un precio alto. Incluso la denuncia de Inside Job era demasiado abstracta.
El fraude se sustenta en un principio más tangible: las personas. El fraude no son transacciones monetarias. El fraude es ese individuo concreto, esa persona que engaña, miente y se aprovecha de los demás. Y que sigue en la cima pese a la adversidad.
La película no trata tanto sobre asuntos de negocios (aunque la venta de la compañía juega un papel determinante) como acerca de una persona. Robert Miller es un hombre al que sólo le importa el dinero. Su fachada es un modo de hacer más dinero. Todo el mundo cree en él. Es posible negociar con él porque es honrado. Y, sin embargo, su vida está llena de trampas y falsedades.
Le conocemos en su faceta familiar para, poco a poco, ir descubriendo las capas de mentiras que hay a su alrededor. Richard Gere encarna al personaje con fácil encanto. Le cuesta más exhibir la faceta de maldad aunque los hechos hablen por sí mismos. Es el accidente con su amante (Laetitia Casta), una galerista de arte, el que pondrá en evidencia su verdadera vida. El guión es muy inteligente a la hora de mostrarnos los acontecimientos. Tras el accidente, Miller va a emprender una fuga que, como espectadores, hasta cierto punto, podemos entender en cuanto protección de la familia respecto a los medios.
Sin embargo, en la penúltima secuencia, cuando Robert Miller no tenga más remedio que enfrentar a su esposa (Susan Sarandon, impecable con su estilo y su voz) descubriremos que la única motivación que ha tenido siempre es el dinero.
La película combina bien la investigación de la policía sobre el accidente, los manejos empresariales, la relación familiar y la propia investigación de la hija (Brit Marling) que, como jefa de inversiones, se sentirá atrapada entre el mundo familiar y el mundo de los negocios. Esa frase de Sarandon (has roto el corazón a nuestra niña) explicita muy bien la complejidad de la relación de esa familia que se mantiene en pie de modo casi imposible.
Y no todo es corrupción financiera. Porque el fraude son individuos concretos. Es un fraude también el detective de policía, capaz de manipular pruebas y condenar a un inocente con tal de conseguir su objetivo. La prueba falsificada del coche (quizá la parte más débil del guión por su escasa sutileza) expresa cómo lo fraudulento se extiende por toda la sociedad.
La película, deliberadamente, se mantiene en la sobriedad. Incluso en el final, en el que todo parece igual pero todo ha cambiado. Le viene bien esa contención a una trama que no quiere ser brillante, sólo sugerente, planteando preguntas sobre una sociedad que continua dando más importancia al dinero que a las relaciones entre las personas. No hay mucha acción ni mucho drama, pero su propósito (la ausencia de ética lleva al desastre) está bien trazado.

Lo mejor: Un guión bien elaborado.
Lo peor: La prueba falsa.

Ficha técnico-artística:
Dirección: Nicholas Jarecki.
Guión: Nicholas Jarecki.
Intérpretes: Richard Gere, Susan Sarandon, Brit Marling, Laetitia Casta, Tim Roth.
País: EEUU.
Duración: 107 m.
Música: Cliff Martínez.
Fotografía: Yorik Le Saux.

2 oct. 2012

NOTICIAS. Homenaje a los Ilustres Desconocidos


Por tercer año consecutivo, la entidad reconoce la trayectoria de una serie de trabajadores que llevan años desempeñando una labor en la industria del cine. Son técnicos anónimos con largas carreras al servicio del celuloide que nunca optarán a un Premio Goya ni figurarán en el palmarés de los grandes festivales, pero su labor en la sombra es y será primordial en la historia de nuestro cine. El director de orquesta Claudio Ianni; Ramón Martos, que fue el máximo responsable del laboratorio Image Film; el atrezzista Paco Calonge; el maquinista Carlos Miguel; y el constructor de decorados Ramón Moya, son los cinco “ilustres desconocidos” de nuestro cine a los que la institución homenajeará a finales de noviembre 2012, en el transcurso de un acto que tendrá lugar en la sede de la Academia de Madrid.

EN LAS EDICIONES ANTERIORES
En su primera edición -Año: 2010-, este tributo recayó en el ayudante de cámara Miguel Ángel Muñoz, la maquilladora Carmen Martín, el ayudante de dirección José Ramos Paíno, el eléctrico Fulgencio Rodríguez y la técnica de posproducción Marichu Corugedo.
El año pasado -2011-, los homenajeados fueron la montadora Tere Montoya; la script Yuyi Beringola, el jefe de eléctricos Rafa Martos, la sastra Marina Rodríguez y el ayudante de cámara Ramiro Sabell.

Día de Loc@s: estrenos de cine 5 de octubre


¡Ya estamos de nuevo aquí Loc@s del cine!

Bueno, la cosecha de estrenos estos días no está siendo muy motivante (hablo a nivel personal, que conste).

Además de la película dirigida al público femenino Magic Mike, volvemos a tener a la Jovovich cabreada matando como una loca, acompañada por la segund parte de Taken con Liam Nesson (la primera era entretenida, hay que decirlo). Robert Pattinson aparece junto a Uma Thurman, Christina Ricci y Kristin Scott Thomas en un film que no parece tener el apoyo de la crítica por la insipidez del protagonista masculino. Richard Gere, que últimamente no hace más que aparecer en las carteleras de los cines, regresa esta primera semana del mes de octubre con un thriller de mentiras y engaños.

¿Alguna te atrae para acudir a la sala de cine?

Cine. Resident Evil Vengnza

Resident Evil: Venganza

Alice (Milla Jovovich) continúa su lucha contra la Umbrella Corporation y sus malvados planes en esta quinta entrega de la franquicia basada en la saga de videojuegos "Resident Evil", que se desarrolla en Tokio. Es secuela de Resident Evil 4: Ultratumba..

Cine de acción. Venganza

Venganza / Taken 2

Aunque ya está retirado, Bryan Mills (Liam Neeson) se ve obligado a utilizar todos sus recursos y habilidades de agente de la CIA para salvar tanto la vida de su mujer y de su hija como la suya propia. El padre de uno de los secuestradores albaneses que lo tuvieron en jaque en el primer film jura vengarse y aprovecha las vacaciones de la familia Mills en Estambul para llevar a cabo su plan. Una vez más parece que subestiman al ex agente de la CIA.

Cine. Magic Mike

Magic Mike

Mike (Channing Tatum) es un joven que persiguiendo el sueño americano, y tras varios trabajos duros, se introduce en el mundo de los strippers masculinos en clubs para mujeres, todo gracias a un joven bailarín llamado The Kid (Alex Pettyfer). Allí Mike descubrirá el mundo de las fiestas con mujeres guapas, sexo fácil y dinero rápido, un mundo adictivo pero con su lado oscuro.

Cine. El fraude

El fraude / Arbitrage

El magnate Robert Miller (Richard Gere), retrato perfecto del éxito tanto profesional como familiar, aparece siempre acompañado por su fiel esposa (Susan Sarandon) y por su hija y heredera (Brit Marling). Pero, en realidad, Miller está con el agua al cuello: necesiia urgentemente vender todo su imperio a un gran banco antes de que se descubra que ha cometido un fraude. Además, a espaldas de su mujer y de su hija, tiene un romance con una marchante de arte francesa (Laetitia Casta). Cuando está a punto de deshacerse de su problemático imperio, un inesperado error lo obliga a enfrentarse con su pasado y con su doble moral.

Cine. Bel Ami

Bel Ami

Adaptación de la novela homónima de Guy de Maupassant (1885). Relato que narra el ascenso social de Georges Duroy, un joven que carece del talento y de la voluntad necesaria para ejercer la profesión de periodista. Cuando llega a París procedente de Argelia, donde ha pasado dos años en el ejército, su gran atractivo físico y su encanto personal le abren todas las puertas. A medida que descubre sus posibilidades de subir en la escala social se produce en él una progresiva degradación moral.

Cine. Baztan

Baztan

Un equipo de rodaje se desplaza al Valle de Baztán para filmar una película sobre ciertos hechos que acontecieron en el siglo XVII: es la historia de la discriminación sufrida por los llamados “agotes”, personas que fueron obligadas a vivir apartadas del resto casi hasta nuestros días.

Cine. 7 días en La Habana

7 días en La Habana

Película dividida en siete cortos. El objetivo de los directores es captar la energía y vitalidad que hace de La Habana una ciudad única. Cada capítulo muestra la vida cotidiana de distintos personajes durante un día de la semana. Alejada de los tópicos turísticos, pretende reflejar el alma de esta ciudad a través de los distintos barrios, ambientes, generaciones y culturas. Lugares representativos de La Habana, como el Hotel Nacional, el Malecón, etc. son el escenario común de algunos de los episodios.


Por: Jessica Villoslada Puche

Síguenos también en Twitter y Facebook
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger