Locoporelcine.com, tu revista de cine online en la que encontrarás: críticas de cine, entrevistas, reportajes, opiniones sobre series de televisión. ¡Mucho cine!

18 ene. 2013

CRÍTICA: Django desencadenado


SINOPSIS: Django ha sido vendido como esclavo y se dirige a la nueva plantación. Un extraño doctor de origen alemán le rescata y le propone un trato por el que podría conseguir su libertad y la de su esposa.

Tarantino ha querido hacer un western. En su sentido radical. Un homenaje, un tributo al cine de sus raíces. Ser respetuoso y aportar su estilo. Para alguien tan ecléctico como él, capaz de aunar todos los estilos, el western siempre late de fondo. En el duelo a espadas entre Beatrix Kiddo y O-Ren Ishii de Kill Bill, en los tiroteos de bar de Pulp Fiction, en las tabernas de Malditos Bastardos, incluso en el enfrentamiento de las chicas contra el psicópata de Death Proof. El western clásico permanece latente en todas sus películas.
Curiosamente, alguien tan posmoderno como él, encuentra menos inspiración en el western moderno. No hay rastros de Sam Peckinpah y su pesimismo existencial. El western de Tarantino es el de los espacios abiertos, la posibilidad de libertad, de cambio, de una vida más allá de la frontera, de las fronteras.
De modo que, durante la primera hora de metraje nos encontramos con una película de corte muy clásico, casi impecable en su desarrollo. Sólo rompe la filiación a los originales en la discusión sobre las capuchas del Ku Klux Klan. Una escena tronchante, estúpida y genial. No se puede ridiculizar más una institución ridícula. Y, durante esa hora no cuenta gran cosa, pero lo cuenta muy bien. Nos narra cómo Django y el doctor se conocen y cómo acaban convirtiéndose en amigos.
La segunda hora muestra una cierta ruptura, pero más temática que estilística o de género. Tarantino nos introduce en el mundo de las plantaciones y seguimos el recorrido de nuestros protagonistas por el universo cerrado en que DiCaprio es el rey: su tiranía, sus peleas de mandingos, sus caprichos. El individuo convencido de que los negros son carne, objetos, y los puede tratar como quiera.
Esta segunda parte, menos inspirada, exhibe esos diálogos largos, progresivamente tensos, que poco a poco nos van acercando al clímax de violencia. Pero aquí la sensación es que, en gran medida, sí se podría haber abreviado parte del metraje. Hay algunas redundancias y el brillo de las conversaciones no alcanza la intensidad de los mejores momentos.
Finalmente, al llegar a ese punto de no retorno, donde ya no se puede dar marcha atrás (Christoph Waltz y su "no pude resistirme"), Tarantino desata el infierno. Parece que no pudiese contener al descerebrado que lleva dentro, al niño gamberro que todos consideran que es. Primero un tiroteo extraordinariamente hemoglobínico, después la tortura, luego esa secuencia en que la que él mismo decide intervenir. Cómica, loca y con final, dispensado a sí mismo, absolutamente delirante. Para terminar en el origen con un aires muy de cómic, muy de pulp, muy Tarantino. Inevitablemente.
La película ha levantado polémicas por las cuestiones de la violencia o el modo de tratar el racismo. Como siempre, con el director, carecen de sentido. La violencia es paródica casi siempre, algo cruda en contadas ocasiones y con la denuncia justa que quiere hacer: sincera pero sin pretender elaborar tesis sesudas. Y hace bien. Porque lo suyo, que es hacer cine, lo ejecuta con notable desenvoltura. Elegante puesta en escena, movimientos de cámara acertados, fotografía magnífica en frío, calor, nieve, siluetas, sombras... Sus abruptos flashback son intencionados para remitir al estilo pulp y se contiene notablemente en la deconstrucción de la narrativa que, en esta ocasión, es casi lineal.
Sin llegar a la altura de sus mejores obras, logra una película notable, que mantiene viva, una vez más, la épica del western, y que de un modo u otro surge renovada con ideas ingeniosas. Y nadie mejor que Tarantino para lograrlo.
Lo mejor: La secuencia del Ku Klux Klan por su diversión, los encuentros entre Django y Broomhilda por su resolución.
Lo peor: Un DiCaprio demasiado histriónico (quizá culpa del director).

Ficha técnico-artística:
Dirección: Quentin Tarantino.
Guión: Quentin Tarantino.
Intérpretes: Jamie Foxx, Christoph Waltz, Leonardo DiCaprio, Kerry Washington, Walton Goggins, Samuel L. Jackson.
País: EEUU.
Duración: 165 m.
Fotografía: Robert Richardson

2 lxc:

mundodena dijo...

Pues puede ser lo que dices de Dicaprio, a mí me gusta más la primera mitad de la película, en parte también por el gancho de Christopher Waltz.
Un saludo

Individuo Kane dijo...

Alguien que en su perfil tiene "El cielo sobre Berlín" se merece el mayor de mis respetos.
He echado una ojeada a tu blog. Tienes muchas oosas de animación que no he visto. Las usaré como guía.

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarnos tu comentario!

En breve aparecerá publicado.

Equipo de Locoporelcine.com
----------------
Nota: Queda reservado el derecho de moderación y no publicación de comentarios no relacionados con el artículo, u ofensivos.
Las opiniones expresadas por los componentes de Locoporelcine.com son opiniones y rogamos se respeten.
No se admitirán comentarios con autopromoción de otras páginas web.
No se publicaran comentarios con un lenguaje impropio u ofensivo.

Síguenos también en Twitter y Facebook
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger