Locoporelcine.com, tu revista de cine online en la que encontrarás: críticas de cine, entrevistas, reportajes, opiniones sobre series de televisión. ¡Mucho cine!

21 feb. 2015

VUELTA A LOS ORÍGENES: La arquitectura en el cine de animación



A lo largo de mi estancia en la escuela de arquitectura y en un intento por parte del profesorado de arrojar algo de luz acerca del proceso creativo idóneo, se me ha repetido que a veces debemos volver a nuestros orígenes a la hora de proyectar un edificio. Siendo niños, nuestro intelecto aún se encuentra desprovisto de las venideras restricciones de la lógica de la realidad adulta y del saber estar en su sociedad, permitiéndole así a nuestra mente explorar su desbordante creatividad que, afortunadamente a esa temprana edad, se mantiene impoluta.

Personalmente, la búsqueda de tal ansiada y, a la vez, utópica regresión mística siempre me ha resultado infructuosa. Pero yo me pregunto si acaso no sería tan provechosa al fin y al cabo, ya que llevo engullendo cine desde que hacía lo propio con las papillas que mi madre me introducía en el esófago casi como por embudo. Como buena hija de los noventa, por delante de mis incrédulos ojos han bailado Bellas con Bestias, han llorado Pinochos, han volado Peter Panes, todos ellos frutos del gran ideario de Disney. Y junto con estos eternos personajes que atesoraré inevitablemente por el resto de mis días, cientos de escenarios producto de la imaginación de sus ilustradores adultos divirtiéndose como niños se colaron también en mis retinas, influenciando posiblemente mi carácter más de lo sospechado.

Tomemos, por ejemplo, el enclave de la Bella Durmiente. Todos recordaremos ese majestuoso castillo donde finalmente parece Aurora destinada al letargo por siempre jamás. Walt Disney no lo creó de la nada, sino que se inspiró en un edificio real, el castillo de Neuschwanstein, en Baviera, Alemania. De robustas paredes de piedra grisácea salpicadas por ventanas románicas, esta fortaleza de ensueño se asienta sobre un gran macizo rocoso, induciéndonos a la ilusión de que la construcción emerge de ella como una prolongación natural de sí misma. Sin embargo, este edificio de un kitsch exquisito fue erigido por el Rey Loco, Luis II de Baviera, un rey de cuya ampliamente atribuida excentricidad nacieron algunos de los palacios más fastuosos de, posiblemente, Europa entera: además del ya mencionado Neuschwanstein, el palacio de Herrenchiemsee y, especialmente, el rococó Linderhof, mi favorito personal.


El castillo Neuschwanstein

El palacio Linderhof

Son éstos edificios historicistas, con referencias a elementos variados de distintas épocas de la historia de la arquitectura, todas ellas destinadas a construir esas fantasías casi teatrales en las que se refugiaba su insatisfecho dueño. De hecho, en la construcción del castillo- fortaleza de Neuschwanstein tomó parte un escenógrafo, Christian Jank, junto con otros arquitectos, lo cual constituye un claro ejemplo de cómo pueden llegar a entremezclarse la realidad y la ficción, y de cómo incluso a veces ésta supera la realidad, recurriendo al tópico. Eso fue precisamente lo que sentí hace unos años al visitar el castillo bávaro, el real, tan desafiante y romántico a la vez, duplicado en la fortaleza que casi un siglo después dispondría de su onírico homólogo en una película infantil de la factoría Disney. Al verlo allí con el pecho henchido sobre su roca, di las gracias de corazón al desdichado Rey Loco por haberlo estado hasta el punto de construir algo semejante. “Éste es uno de esos edificios que invitan a soñar”, me dije, “de ésos por los que estoy donde estoy”. Es justamente lo que nos hace falta un poco en estos días de inhóspita y pragmática realidad: soñar como cuando éramos niños, recordar por qué disfrutamos con el cine o incluso por qué nos enamoramos una vez de la arquitectura. Volver a los orígenes, que así sea.



0 lxc:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por dejarnos tu comentario!

En breve aparecerá publicado.

Equipo de Locoporelcine.com
----------------
Nota: Queda reservado el derecho de moderación y no publicación de comentarios no relacionados con el artículo, u ofensivos.
Las opiniones expresadas por los componentes de Locoporelcine.com son opiniones y rogamos se respeten.
No se admitirán comentarios con autopromoción de otras páginas web.
No se publicaran comentarios con un lenguaje impropio u ofensivo.

Síguenos también en Twitter y Facebook
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger