Locoporelcine.com, tu revista de cine online en la que encontrarás: críticas de cine, entrevistas, reportajes, opiniones sobre series de televisión. ¡Mucho cine!

13 sept. 2018

Carmen y Lola. El duro camino de la libertad


Sinópsis:

Carmen, 17 años, gitana, a punto de "pedirse", no va al colegio "para qué si se va a casar", ayuda a su familia en la venta ambulante. Lola, 16 casi 17, "no mocea", no va "al culto", hace graffitis, quiere ser maestra y viajar, ayuda a su familia en la venta ambulante. Ambas viven en el extraradio madrileño,  fuman a escondidas y se cuestionan su futuro rol de esposas sumisas hacedoras de hijos. Cuando se encuentren deberán replantearse sus vidas y elegir entre su familia y entorno o permanecer juntas.

Crítica / texto:

¿Puede una directora debutante escoltada por un plantel de actores, y sobre todo actrices, amateurs hacer un trabajo de interés? Puede y puede incluso ser nominada a la Golden Camera en Cannes 2018. La historia es sencilla pero no simple. Dos jóvenes adolescentes gitanas se enamoran y han de aceptarlo primero, esconderse después y finalmente enfrentarse a su entorno para ser ellas mismas. Porque son mujeres, gitanas y lesbianas, 3 veces discriminadas.


La historia se desarrolla inicialmente casi en un tono documental, con Carmen preparándose para "pedirse", vestida de princesa de brillos y lentejuelas con una desproporcionada diadema. Esto es en parte debido a la dificultad de rodar de forma académica a un grupo de actores espontáneos, así que Echevarría decidió tomar distancia y dejarles hacer. Pero en el transcurso de la película el tono se torna más interpretativo, quizá también por ser menos coral y más íntimo, alcanzando un clímax dramático que poco a poco se remansa hacia el final de la cinta.


No encontraremos en esta película diálogos extraordinarios, aunque sí frases lapidarias como la que dice Lola en un momento de crisis, "Las gitanas, por no tener, no tenemos ni sueños". No encontraremos tampoco planos de los que hacen historia en el cine, aunque las escenas entre Carmen y Lola se traten con una plástica y delicadeza extraordinarias, no en vano hablamos de los primeros amores adolescentes. 


Hay elementos que nos hablan de la presión y el realojo que han sufrido los gitanos, como la evidente torre de vigilancia en la UVA de Hortaleza por la que Lola pregunta a Paqui, la asistente social. "Ni que fuéramos delincuentes" responderá Lola cuando Paqui se lo explique. Otro reflexión similar la encontraremos en el plano de "El Ruedo" de Moratalaz, donde vive Paqui, con su presencia imponente que parece vigilarnos también. Todo es una alegoría de la vigilancia social, del qué dirá la gente, "todo el mundo lo sabe ya", "no grites, los vecinos están mirando", "no me levantes la voz delante de mis padres". Pero frente a esto están también las metáforas de la libertad, como los pájaros que pinta Lola o los aviones que despegan.


La complicidad entre las protagonistas es muy evidente y permite dar verosimilitud a la historia. La falta de experiencia interpretativa parece haber actuado como un elemento favorable. Es bonito ver cómo se van acercando poco a poco, conociendo, como esconden su amor en una piscina abandonada dónde bailan y juegan, como se buscan en rellanos de escalera y sitios poco transitados, como se fascinan juntas ante pequeñas cosas como el despegue de un avión.


El papel de de los padres de Lola, Flor y Paco, es el contrapunto realista de las protagonistas. Es también un elemento fundamental para aportar credibilidad a la vida de familia. Flor tratando de que su hija estudie y tenga una vida mejor y Paco muy pegado a tierra pensando en que trabaje y se case pronto, ambos siempre movidos por una visión práctica. El crescendo de momentos desgarrados de Rafaela León y Moreno Borja puede parecernos excesivo, pero paradójicamente al mismo tiempo es muy realista y verosímil. El papel de Paqui, Carolina Yuste, es el de la asistente social gitana que tiene una mente más abierta. Trata de que los gitanos mejoren sus vidas, tengan en quién confiar y, si es necesario, salgan de sus barrios para poder vivir sin asfixiarse. Quizá en parte sea porque ella no ha conseguido escapar de "El Ruedo".


Finalmente, la música es un acierto. Era muy fácil caer en la trampa de los tópicos musicales que todos hubiéramos podido esperar y temer. Pero esto no es "El torete" y la directora escoge una música propia del mundo gitano, no comercial. Y buena parte de ella es interpretada por los propios actores que participan en las escenas festivas, y contribuyendo al ambiente de autenticidad que percibimos durante estos 103 minutos.


Aunque la película haya desatado cierta polémica dentro del mundo gitano, ésta no parece justificada. No se presentan los lugares comunes con los que se ha estigmatizado a los gitanos. No se ve delincuencia, ni violencia, ni tráfico de droga, ni navajas, ni clanes enfrentados, ni "destierros". Las familias gitanas se presentan como trabajadoras, procurando llevar comida a la mesa para sus familias, la cultura gitana se muestra como colectiva, festiva y familiar. Pero también se expone como patriarcal y tradicional, lo que la hace complicada para las personas que no se atienen a la tradición, para los "diferentes"y también para las mujeres. Si algo avala la autenticidad en muchas de las escenas es la colaboración de los actores y actrices de etnia gitana que asesoraron a la directora, explicando cómo es una fiesta de "pedío", o cómo algunas escenas previstas no correspondían al comportamiento de una madre gitana y que, gracias a esto, se replantearon. Moreno Borja, que hace de padre de Lola, es gitano y considera que su cultura se ha tratado con mucho respeto.


Un detalle interesante y curioso de cómo se planteó esta película es el trabajo de casting. En la cinta colaboran en torno a 350 amateurs, en su mayoría mujeres, y sólo una actriz profesional, Carolina Yuste. Se entrevistó a unas 1000 personas hasta cerrar el elenco. El trabajo de encontrar a Lola fue sencillo, pero Carmen llevó tantas pruebas que Echevarría estuvo a punto de tirar la toalla, incluso llegó a probar con una actriz pero no encajaba en el conjunto. Una de las grandes dificultades era que las posibles actrices no querían fumar o darse un beso ante la cámara, por el que dirán, por si tenían problemas para casarse en el futuro. En el intento 850 apareció Rosy Rodríguez, que ya había estado casada a sus 17 años y no tenía nada que perder y sí muchas ganas de actuar.


Sólo por la frescura y sinceridad de las protagonistas, por la química que hay entre ellas, esta película merece la pena. Pero este trabajo plantea, de modo delicado y apasionado la mismo tiempo, cómo vive el primer amor una persona adolescente, dentro de una sociedad muy tradicional y sabiendo que su sexualidad tiene una orientación distinta a la aceptada. Arantxa Echevarría logra tejer una historia de interés, y en el proceso saca lo mejor de Zaira Morales y Rosy Rodríguez, Lola y Carmen respectivamente.

Ficha técnico-artística:

  • Director: Arantxa Echevarría
  • Guión: Arantxa Echevarría
  • Intérpretes: Zaira Morales, Rosy Rodríguez, Carolina Yuste, Moreno Borja, Rafaela León
  • País: España
  • Duración: 103 minutos
  • Música: Nina Aranda
  • Fotografía: Pilar Sánchez Díaz

Trailer:

0 lxc:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarnos tu comentario!

En breve aparecerá publicado.

Equipo de Locoporelcine.com
----------------
Nota: Queda reservado el derecho de moderación y no publicación de comentarios no relacionados con el artículo, u ofensivos.
Las opiniones expresadas por los componentes de Locoporelcine.com son opiniones y rogamos se respeten.
No se admitirán comentarios con autopromoción de otras páginas web.
No se publicaran comentarios con un lenguaje impropio u ofensivo.

Síguenos también en Twitter y Facebook
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger