‘Annette’. Aullido de dolor a las estrellas

Leos Carax desafía las convenciones del musical con Annette, inclasificable obra premiada en Cannes a la mejor dirección

Al comienzo de Annette, Leos Carax nos invita junto a su hija, a quien dedica la película, a sentarnos en la butaca, guardar silencio y disfrutar del espectáculo. Ron y Russell Mael, alias Sparks, protagonizan una sesión de grabación que pronto deja de serlo para convertirse en un flashmob, acariciando los apoteósicos números corales con los que arranca buena parte de nuestros musicales favoritos. Los artistas están a punto de salir al escenario.

Pero, ¿dónde está el escenario? ¿Dónde comienza la realidad y acaba la teatralidad? Carax rehúye de los tics característicos del género fundiendo la historia en sí con la escena, como si nosotros, espectadores despiertos -Carax ya nos daba un bofetón para espabilarnos en su anterior obra, Holy Motors– estuviéramos asistiendo a esa gran ópera que es la vida.

El musical total

No va a asegurar quien esto escribe que esto suponga el musical definitivo y total por estas razones. De hecho, ya lo había hecho un grande como Bob Fosse en la seminal All That Jazz (Empieza el espectáculo), contando la vida de su protagonista entre bambalinas, continuando la obra incluso cuando el telón ha caído. Además, es el tiempo el que pone las cosas en su lugar. Pero sí puede asegurarse que, viniendo del responsable de Los amantes de Pont-Neuf o la citada triunfadora de Sitges de 2012, esto no es un musical cualquiera.

Annette es subversiva, inclasificable dentro del género, incómoda y provocadora por momentos -algunos, los más apegados a la actualidad, quizá los más forzados-. Por su metraje transita toda una oda al amor por la creación, al desdén hacia ella, a la masculinidad tóxica… Todo revestido con una fotografía que nos lleva de la ensoñación constante a la pesadilla más absoluta, del amor al terror sin despeinarse.

Simon Helberg, Marion Cotillard y Adam Driver, junto a Sparks y parte del elenco de Annette. ELASTICAFILMS
Simon Helberg, Marion Cotillard y Adam Driver, junto a Sparks y parte del elenco de Annette. ELASTICAFILMS

Quizá se detiene demasiado en asentar a su pareja protagonista en su primer tramo, hasta que llega la pequeña Annette del título. Ahí se adueña de la función cual canto de sirena a las estrellas. Adam Driver y Marion Cotillard están brillantes, dan el do de pecho sin duda. Él como un cómico extremo pagado de sí mismo cuyos chistes harían palidecer al mismísimo Charlie Kaufman. Ella como un ser cándido arrastrado por el peso de su propia fama, y la de su pareja. Les acompaña un Simon Helberg que es una auténtica sorpresa, muy alejada de su imagen en la serie The Big Bang Theory.

Pero es la pequeña y animada Annette el alma de este relato de celos y admiraciones, de musas y mentores crueles. Ella ensombrece a sus compañeros de reparto, en cualquiera de sus formas. Ella es el juguete roto de una propuesta que no es para todo tipo de públicos, y eso hay que avisarlo de antemano. El cine de Leos Carax no lo es en absoluto. No es complaciente, no es un musical cualquiera. Es un aullido de dolor a las estrellas, que culmina en una auténtica patada en el corazón, en una escena de rechazo al amor tóxico que se queda grabada en la retina.

En resumen…

Annette no es un musical al uso, como no lo es el cine de su director. Desafiante, provocadora, desmitificadora… Un aullido de dolor a las estrellas con una fenomenal música de Sparks que quizá tarda algo en entrar en materia, pero que cuando lo hace, si entras en su juego, te desgarra por dentro. Adam Driver, Marion Cotillard y Simon Helberg están enormes, pero les gana la partida la pequeña del título.

Póster de Annette. ELASTICAFILMS
Póster de Annette. ELASTICAFILMS

12

‘Annette’. Aullido de dolor a las estrellas

About The Author
- Ingeniero de sistemas y software de profesión, cinéfago incurable de afición. Lo mismo te devora El Padrino que Payasos asesinos del espacio exterior o todo el cine de los 80 y de acción de los 90. Empezó en Locoporelcine hace más de quince años, y ahora... he is back!

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>