‘Blonde’, la eterna búsqueda del padre ausente

Puede decirse que en esta semana la plataforma Netflix inaugura la temporada de premios del cine, con el estreno de una obra atrevida y que a más de uno le va a suponer un quebradero de cabeza a la hora de valorarla. Se trata de Blonde, la película que refleja la vida de Marylin Monroe, que llega al gigante del streaming con ganas de premios y menciones.

¿Qué cuenta la película?

Tenemos que situarnos en el Hollywood de los años cuarenta, en un pequeño motel de carretera. Una noche en principio tranquila. Pero entonces, vemos que hay un potente incendio que recorre buena parte del paisaje, llegando a este motel.

En una de esas habitaciones, una madre se dispone a darle un baño a su hija. Y también se plantea matarla, ahogarla en el interior del agua ardiendo. Esa niña se llama Norman Jean. Y dentro de unos pocos años, será más conocida como Marylin Monroe.

El fondo de Blonde

Ana de Armas como Marilym en Blonde. NEFLIX
Ana de Armas como Marilym en Blonde. NEFLIX

El director Andrew Dominik adapta la biografía novelada de Joyce Carol Oates, donde se cuenta lo que pudo ser la vida de esta gran actriz, participante de títulos inmortales del séptimo arte como Con faldas y a lo loco, o La tentación vive arriba. Pero en esta película lo más importante no es la industria del cine.

No se trata de la enésima cinta que repasa las vicisitudes de un universo que, por fuera, parece glamuroso y genial y que por dentro está podrido. Aquí lo importante es Norma, y también lo es Marylin. Y este es un matiz fundamental para analizar el film.

Donde muchos críticos van a fallar es precisamente en este punto, en quedarse en la superficie, diciendo que Marylin es algo así como un trozo de carne lloroso. Lo que subyace en lo profundo de la película es una cinta de terror absolutamente freudiana, en la que Marylin es una niña eterna que busca desesperadamente a su padre.

O más bien, la promesa de un padre que se sugiere como ensoñación. Esto es lo que convierte Blonde en una película realizada no para el burdo entretenimiento del bombo y el boato, o para el morbo. Es una exploración psicológica de una mente enferma, a la que el entorno se empeña en seguir destrozando.

La forma de Blonde

La dureza psicológica se transmite con un hábil uso del color, pasando del blanco y negro a colores pastel típicos de esa época, para crear en el espectador la sensación de la doble personalidad. ¿Quién es más real? ¿Marylin o Norma? Un viaje típico de David Lynch, directo a los abismos más oscuros de la mente.

Blonde es una película excelente, para quienes gozan con el cine que suponga un desafío intelectual. Una joya, donde brilla Ana de Armas, que merece sin duda un oscar por este papel.

No se la pierdan.

Tráiler de Blonde. NETFLIX

1

‘Blonde’, la eterna búsqueda del padre ausente

| Netflix, Pelis |
About The Author
- Apasionado del cine, desde pequeño ya se pasaba las tardes haciendo maratones de películas. Con ocho años, el Drácula de Coppola le marcó. Estudió una formación profesional de Marketing pero siempre queriéndose dedicar a algo relacionado con el cine. Aparte del séptimo arte, le encanta la literatura y de vez en cuando escribe alguna novela. El año pasado hizo un máster de crítica de cine organizado por la revista Caimán Cuadernos de Cine y la ECAM. Colabora en diversos medios.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>