‘Cazafantasmas: Más allá’: ¡Que vivan los 80!

Ya en cines Cazafantasmas: Más allá, entretenimiento puro para toda la familia que acerca la original de Ivan Reitman a la era Amblin

Vivimos en la era de la nostalgia, de revivir los 80, de retomar el pasado como ese divino tesoro que nos resistimos a soltar, a golpe de “cualquier tiempo pasado siempre fue mejor”. Ya Woody Allen nos demostraba la falacia tras esa expresión en Medianoche en París, pero como ochenters irredentos seguimos mirando atrás, a una época ya perdida marcada por el sello Spielberg. Y la franquicia Cazafantasmas no se libra de esa estela.

Cazafantasmas: Más allá vuelve al revival ochentero, a mirarse en el espejo de la nostalgia, aunque confunde un poco el medio por el camino. Porque la original de Ivan Reitman era una película de cómicos, por mucho que luego se suavizara bastante a raíz de la serie de televisión animada. La cinta de Jason Reitman está más impregnada del espíritu de esta última que del fantasma del Saturday Night Live, aún presente en la reivindicable secuela del 89. Para entendernos, Cazafantasmas nunca tuvo marca Amblin, que es a lo que juega esta nueva aventura.

Y eso activa este reboot, los resortes de la nostalgia, con lo cual ya tiene mucho terreno ganado. Por supuesto, la original sigue ahí impregnándolo todo de ectoplasma, pero lo lleva al terreno de la tan de moda Stranger Things, suponiendo más un homenaje a toda una década y a una marca de fábrica.

Recordando a Harold Ramis

En ese sentido, Cazafantasmas: Más allá no arriesga, ni falta que le hace. Reitman mete el piloto automático y apuesta sobre seguro tirando de nostalgia impostada y bien dosificada durante su primera mitad, que puede tener algún problema de ritmo -queremos más fantasmas y comedia, que de eso se trata- pero que acierta en mirarse en Joe Dante y sus Exploradores o en Richard Donner y sus Goonies.

McKenna Greace en Cazafantasmas: Más allá
McKenna Grace se come la pantalla en Cazafantasmas; Más allá. SONY PICTURES ENTERTAINMENT

Ya en su segunda mitad, el director parece más empeñado en homenajear y casi imitar a la original en estructura y desarrollo, pero el que se haya rendido a esta sobredosis de aventura familiar y melancolía sin fin lo disfrutará igualmente. Los que no, pues le verán las costuras a un guion que no cuenta nada excesivamente nuevo, con algún que otro momento y cameo forzado, pero que lo compensa con entretenimiento, formidables efectos especiales, una evocadora música de Rob Simonsen, y un reparto en estado de gracia. A destacar esa McKenna Grace que se come la pantalla.

Y, cómo no, el homenaje definitivo. Cazafantasmas: Más allá profesa admiración y rinde pleitesía a una de las mentes pensantes del Cazafantasmas original. Harold Ramis está presente durante todo el metraje, y aquí la propuesta de Reitman hijo da en el clavo de la añoranza, logrando que soltemos alguna que otra lagrimilla. Pero sobre todo desprende eso, admiración y respeto por el material en el que se basa y por toda una época de nuestras vidas con la que, como buenos animales que somos, disfrutamos tropezando una y otra vez. ¡Que vivan los 80!

En resumen…

Cazafantasmas: Más allá acerca la cinta original al espíritu Amblin en una cinta cargada de nostalgia, a veces forzada, que hará las delicias de los melancólicos de los 80. Entretenida y con una McKenna Grace que es oro puro.

Póster de Cazafantasmas: Más allá
Póster de Cazafantasmas; Más allá. SONY PICTURES ENTERTAINMENT

32

‘Cazafantasmas: Más allá’: ¡Que vivan los 80!

About The Author
- Ingeniero de sistemas y software de profesión, cinéfago incurable de afición. Lo mismo te devora El Padrino que Payasos asesinos del espacio exterior o todo el cine de los 80 y de acción de los 90. Empezó en Locoporelcine hace más de quince años, y ahora... he is back!

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>