‘Expediente Warren: Obligado por el demonio’, terror de alta calidad

La tercera entrada de las aventuras de los Warren no cuenta con James Wan en la dirección, y se nota, pero aun así sigue siendo un entretenimiento de terror de primerísimo nivel

Si algo salta a la vista viendo Expediente Warren: Obligado por el demonio es que no está dirigida por James Wan. No cuenta con la habilidad del responsable de Silencio desde el mal para edificar un tren de la bruja donde la tensión es constante y no se ve aliviada por el uso y abuso de los jump scares, recurso este que cuando se produce está confeccionado con la habilidad de un maestro y en el momento oportuno, al servicio de la narración. Para muestra, una escena y un recurso como unas simples palmas al aire para hacer saltar al respetable en la butaca.

¿Significa esto que esta tercera entrada en las aventuras paranormales de los Warren es una mala película? En absoluto. Sí que no está a la altura de las pantagruélicas entregas anteriores, pero sigue siendo un entretenimiento de género de alta calidad. Y en parte es gracias a que Michael Chaves ha hecho muy bien sus deberes tras la cámara. Se nota que es un alumno aplicado del director de las dos primeras Insidious. Como ejemplo, esos fabulosos minutos iniciales que son una delicia para cualquier amante del terror. Viscerales, de llegarte la mandíbula al suelo, apoyados especialmente en un impresionante trabajo del pequeño Julian Hilliard, que ya empieza a hacerse un nombre dentro del terror tras sus apariciones en La maldición de Hill House o Color out of space.

La mano de James Wan en Expediente Warren

Patrick Wilson, Ed Warren en Expediente Warren: Obligado por el demonio. WARNES BROS
Patrick Wilson, Ed Warren en Expediente Warren: Obligado por el demonio. WARNER BROS

Sin embargo, poco tendría que hacer Chaves si no contase con un guion solvente. Recordemos la que nos dio con La Llorona, donde principalmente fallaba un libreto incapaz de exprimir todas las ventajas del personaje que le daba título, que no la realización. Y ahí es donde se nota que la batuta sigue llevándola Wan junto a David Leslie Johnson-McGoldrick.

Quizá sea este detalle el que más pueda echar para atrás a más de uno, la historia en sí y su desarrollo. Tras ese inolvidable prólogo, el tono general se relaja y lo que Chaves y los guionistas nos sirven es más una cinta de investigaciones paranormales que una de terror puro. Y, sobre todo, da mucha cancha para desarrollar la relación entre el matrimonio protagonista. El resultado es un melodrama con toques de terror y suspense que solamente pierde en comparación con sus predecesoras, pero que sigue erigiéndose como cine fantástico de primerísimo nivel.

Expediente Warren: Obligado por el demonio es el terror llevado a las grandes ligas

Vera Farmiga, Lorraine Walker en Expediente Warren: Obligado por el demonio. WARNER BROS
Vera Farmiga, Lorraine Walker en Expediente Warren: Obligado por el demonio. WARNER BROS

Porque lo más meritorio de Wan y todo su universo compartido es que ha sabido llevar un género condenado a rellenar estanterías de videoclubs digitales a las primeras ligas. No sólo de la taquilla, sino también en lo que a nivel cinematográfico se refiere. Expediente Warren: Obligado por el demonio sigue recogiendo ese testigo. Es cine de alta calidad, con una fotografía de Michael Burgess y una banda sonora de Joseph Bishara cuidadísimas, así como todo el apartado de dirección artística, vestuario, sonido y ambientación.

Y, cómo no, con una pareja que ya son como de la familia. Uno de los tándems más sinceros y con mayor química de la historia del cine reciente. Vera Farmiga siempre está excelente, pero ha encontrado en su Lorraine Warren uno de los papeles de su carrera. Y quien esto escribe siempre ha sentido una gran debilidad por Patrick Wilson, encarnando a un Ed Warren cuyo devenir en esta secuela nos interesa desde el comienzo. Los personajes importan, te preocupas por ellos, y ese grado de empatía se agradece.

En definitiva…

Expediente Warren: Obligado por el demonio sigue la buena senda de las anteriores dos películas. No a la altura, pero sí superando con creces a cualquier precuela y spin-off, y eso que las secuelas de Annabelle ya eran más que estimables y elevaban la media de la franquicia. Una película mucho más dramática, más pausada y centrada en los personajes y la investigación y ya no tanto en los sustos y la tensión. Que los tiene, ojo, y son de dejar sin aliento. El warrenverse puede respirar aliviado.

Póster de Expediente Warren: Obligado por el demonio. WARNER BROS
Póster de Expediente Warren: Obligado por el demonio. WARNER BROS

31

‘Expediente Warren: Obligado por el demonio’, terror de alta calidad

About The Author
- Ingeniero de sistemas y software de profesión, cinéfago incurable de afición. Lo mismo te devora El Padrino que Payasos asesinos del espacio exterior o todo el cine de los 80 y de acción de los 90. Empezó en Locoporelcine hace más de quince años, y ahora... he is back!

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>