‘Halloween Kills’. No puedes matar al hombre del saco

Llega a las salas Halloween Kills, disfrutable y coherente secuela del éxito de 2018 que supone una parábola del miedo más gore que la anterior

Quizá sea digno de estudio la razón por la que una saga como Halloween lleva 40 años triunfando en el cine, hasta esta Halloween Kills que nos llega ahora a las salas. Cómo algo tan sencillo ha conseguido calar tan hondo en la cultura popular, a pesar de no tener intención en sus orígenes de dar mucha vida a su estrella principal más allá de la primera película, de sus constantes reinicios y remakes que lleva “sufriendo” desde hace cuatro décadas.

Debe ser por eso de lo que tanto hablaba el personaje de Donald Pleasance en sus reiteradas apariciones a lo largo de la franquicia. Michael Myers representa el mal en estado puro, sin justificaciones posibles, sin análisis psicológicos válidos. El mal que te persigue sin necesidad de correr, que te atrapa y al que no puedes dar caza. El hombre del saco no descansa, no se le puede matar.

Y eso es algo, el concepto original desarrollado por John Carpenter, que David Gordon Green ya supo captar a la perfección en La noche de Halloween de 2018. Potente en su uso de la fotografía y su manejo del tempo cinematográfico, pero de caligrafía argumental simple pero efectiva, su secuela directa del clásico del 78 seguía al dedillo los mandamientos de esta. Michael huía y volvía a sembrar el caos, enfrentándose a un trío femenino que no era más que el reflejo en el espejo del asesino al que trataban de dar caza: duras, incansables, trascendiendo el cambio generacional.

En ese sentido, Halloween Kills es una secuela que no busca reinventar la rueda. Es un capítulo puente entre la anterior y lo que está por venir. Michael sigue suelto y el terror ebulle con mayor sanguinolencia, con algunas de las muertes más bestias de toda la serie. Pero la base es la misma de siempre. Porque lo que hace interesante a esta saga no es que trate de introducir elementos argumentales novedosos en su trama principal. Lo realmente valioso de ella es el contexto, es la reinterpretación del mito.

Jamie Lee Curtis vuelve a la carga en Halloween Kills
Jamie Lee Curtis vuelve a la carga en Halloween Kills. UNIVERSAL PICTURES ESPAÑA

Terror en estado puro

Halloween Kills vuelve a presentarnos el terror en estado puro, pero en esta ocasión un terror que alimenta a todo un pueblo. Un Haddonfield que lleva cuatro largas décadas esperando para obtener su ansiada venganza. Michael no es más que una manifestación física del miedo y del rencor de unos habitantes reconvertidos en jueces, jurados y verdugos, en una lectura extrapolable a las redes como jurados populares contemporáneos.

Lo demás sigue funcionando tan bien como en la entrega anterior. Una excelente fotografía, una magnífica dirección de actores -aquí con mayor cancha para la fantástica Judy Greer-, una música del propio Carpenter que es una delicia, y algo más de humor para aliviar tanta carga de hemoglobina, con mención especial a la pareja formada por Little y Big John.

Quien acuda a Halloween Kills en busca de un golpe en la mesa que lleve a la saga a otro nivel, se va a encontrar con un enorme muro. Ni lo consigue ni lo pretende, como tampoco lo ha hecho nunca la franquicia hasta ahora. Aquí lo que prima es la casquería por la casquería, la excelente factura técnica, pasárselo bien y sobre todo lo que rodea a su megaestrella. No puedes matar al hombre del saco. Y que siga así de vivo por muchos años más.

En resumen

Halloween Kills es una secuela coherente de La noche de Halloween de 2018, un episodio puente para lo que está por venir. No busca reinventar la rueda y ofrece una lectura interesante del miedo como motor que impulsa a una sociedad convertida en juez, jurado y verdugo.  Más interesante por el subtexto que por la trama, donde ofrece más de lo mismo, pero de manera mucho más salvaje.

Póster de Halloween Kills
Póster de Halloween Kills. UNIVERSAL PICTURES ESPAÑA

7

‘Halloween Kills’. No puedes matar al hombre del saco

About The Author
- Ingeniero de sistemas y software de profesión, cinéfago incurable de afición. Lo mismo te devora El Padrino que Payasos asesinos del espacio exterior o todo el cine de los 80 y de acción de los 90. Empezó en Locoporelcine hace más de quince años, y ahora... he is back!

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>