‘The Sandman’: un sueño que se hace realidad

Netflix estrena la esperada serie sobre la novela gráfica de Neil Gaiman The Sandman, convirtiéndose en otro gran éxito para la plataforma

Ya se encuentra disponible toda la primera temporada de The Sandman, aclamada novela gráfica de Neil Gaiman de la editorial Vértigo y que llevaba mucho tiempo rondando la idea de una adaptación. Al final se ha materializado en formato serie bajo producción de Netflix y Warner televisión (que tiene los derechos de todos los personajes de DC/Vértigo comics). El resultado ha entusiasmado a los seguidores del comic, pero no tanto a los críticos más convencionales que la encuentran deslavazada y anárquica. Analicemos todo lo que ha dado de sí la serie que yo, modestamente, diría que inaugura una nueva forma de unir géneros dispares dando como resultado un drama metafísico de fantasía y mitología.

The Sandman se mueve entre la fantasía y la realidad

Roderick Burgess (Charles Dance) retuvo más de 100 años a Sandman (Tom Sturridge) en un círculo mágico de invocación. NETFLIX

El componente fantástico viene manifestado en tanto en cuanto en el mundo existen 7 entidades eternas. Curiosamente todas empiezan por D al menos en inglés: Sueño (Dream), Muerte (Death), Deseo, Desespero, Destino, Delirio y Destrucción. De todas ellas seguiremos las andanzas de Sueño (un sobrio y genial Tom Sturridge) que es el rey y creador de los sueños y pesadillas de los mortales. Sin embargo, su trascendental labor queda interrumpida cuando, en 1916, el ocultista Roderick Burgess (Charles Dance) le encierra en un sello mágico mediante un ritual. También es desposeído de sus pertrechos de poder: la arena, el yelmo y el rubí.

Este confinamiento durará más de 100 años consiguiendo escapar en la actualidad. Comienza así un periplo para afrontar y subsanar todas las nefastas consecuencias que ha conllevado su ausencia. Para ello comenzará por recuperar sus pertenencias sustraídas. El final de ese viaje le llevará irremediablemente a enfrentarse a una pesadilla díscola que se ha vuelto fuerte en el mundo de la vigilia mientras el dios del sueño estaba cautivo: el Corintio (Boyd Holbrook)

Sandman, una nueva revisión del mito clásico de Morfeo

La serie ha estado estrechamente supervisada por Gaiman hasta el punto de que los títulos de los 10 capítulos son los mismos que los de los comics. Toda la esencia del mismo está perfectamente plasmada en la serie. incluso ese componente mitológico del que es fanático el autor. Y es que alusiones a los mitos griegos (Sueño no deja de ser Morfeo del panteón griego, pero también salen las tres Moiras) conviven con las tradiciones judeocristianas (ahí tenemos a Caín, Abel y Lucifer como rey del infierno) y demás historias y folclore popular. Esto genera un universo propio de riqueza visual y pensamientos trascendentales.

Dos historias con un hilo vertebrador endeble

Sandman (Tom Sturrdige) y Rose Walker (Vanesu Samunyai) protagonistas de esa segunda mitad de la serie The Sandman.
Sandman (Tom Sturridge) y Rose Walker (Vanesu Samunyai) protagonistas de esa segunda mitad de la serie The Sandman. NETFLIX

En esencia, la serie está dividida en dos partes muy diferenciadas. La primera es la adaptación de la saga de comic Preludios y nocturnos, y la segunda parte adapta La casa de muñecas. Y uno de los problemas de la serie es esa unión de dos tomos que, si bien viene dada por la figura del Corintio, es un fino hilo que hace que la continuidad quede desfigurada. Ello pudiera verse como esa interpretación de serie anárquica como sus detractores la tildan

Y es que se ve un enorme salto entre ambos arcos. El primero es en el que Sueño se libera, va recuperando sus pertrechos y restaura su reino de los sueños. El segundo empieza en el capítulo 7: la casa de muñecas donde aparece, sin ninguna alusión previa, Rose Walker (Vanesu Samunyai AKA Kyo Ra). La búsqueda de su hermano será el eje central y como el Corintio hace uso de ello en su beneficio. Y es que dentro de la muchacha se encierra un enorme poder capaz de matar a Sandman.

Una serie eminentemente coral

Sandman se verá obligado a enfrentarse a Lucifer para recuperar su Yelmo
Sandman (Sturridge) se verá obligado a enfrentarse a Lucifer (Gwendoline Christie) para recuperar su yelmo. NETFLIX

Otro aspecto que juega en contra de esa continuidad y un hilo argumental solido es el aspecto demasiado coral en cuanto a número de personajes de la serie. Del plano eterno, junto a Sturridge como Sandman o Vivienne Acheampong como Lucienne, tenemos a Lucifer (con un inesperado cambio de sexo para el personaje con Gwendoline Christie en lugar de contar con Tom Ellis que ya le tenían de la serie Lucifer). O a otros Eternos como Muerte (una notable interpretación de Kirby Howell-Baptiste que hace pasar por alto ese inclusivo cambio de etnia del personaje) o Deseo (Mason Alexander Park).

En el plano mortal aparece Johanna Constantine (Jenna Coleman). ¿familiar de otro emblemático personaje de DC como es John Constantine o un arbitrario cambio de sexo del mismo? (En los comics si es John). John Dee (David Thewlis) y su madre Ethel Cripps (Joely Richardson) o Unity Kinkaid (Sandra James-Young). Esta última es otro de los endebles hilos vertebradores de ambos tomos. Es la bisabuela de Rose Walker que sufrió la enfermedad del sueño durante todo el cautiverio de Morfeo. También está Lita Hall (con uno de los arcos más delirantes – y superfluos – de la segunda parte de la serie. Aunque pudiera ser una simiente a desarrollar en una hipotética segunda temporada). E incluso Merv Pumpkinhead a quien le pone voz el inefable Mark Hamill.

Tales personajes secundarios están muy bien construidos y con gran trasfondo y psicología (y ahí viene el componente dramático de la serie). Además, cuenta con la gran baza de ser eminentemente integradora e inclusiva donde hay amplia representación afroamericana (Muerte y Rose Walker en el comic son blancas) y colectivos LGTB (como el personaje andrógino de Deseo). Ello da una mayor difusión a las historias universalizándolas. Pero, por desgracia, muchos de esos personajes apenas tienen desarrollo ni continuidad más allá del capítulo donde sale como son los casos de Caín y Abel, Hob Gadling o la propia Muerte. Esta dispersión de historias hace que ese hilo vertebrador de toda la serie se resienta y quede difuminado.

Componente metafísico

El encuentro entre Sandman (Tom Sturridge) y Muerte (Kirby Howell-Baptiste) como uno de los mejores episodios de la serie.
El encuentro entre Sandman (Tom Sturridge) y Muerte (Kirby Howell-Baptiste) en el episodio El son de sus alas. Uno de los mejores episodios de la serie. NETFLIX

A las magistrales interpretaciones de todos acompaña una puesta en escena soberbia. Esa ambientación noir de colores grises y marrones que le dan esa atmósfera sucia le da seña de identidad tanto al comic como a la serie y hace que cada capítulo se disfrute y sea una experiencia reveladora. Si, he usado bien el adjetivo revelador puesto que a esa ambientación de cine negro acompaña una mejor historia. Cada una con su propio mensaje trascendente, un trasfondo intelectual. Es por ello que califico a la serie como metafísica.

Efectivamente cada capítulo tiene unos diálogos filosóficos trascendentales de gran maestría en su contenido u elocuencia. Especialmente significativo en ese aspecto es el quinto: 24 horas donde se ve ese deseo esquizoide de John Dee de estar en una sociedad donde se erradicase la mentira y falsedad con unas consecuencias inesperadas. O el Sexto: el son de sus alas donde Sueño y Muerte (analogía, una vez más, del concepto clásico del Hipnos y el Thánatos) dialogan sobre la trascendencia de la vida y la muerte. Simplemente magistral.

En resumen

Por todo ello la serie es una gran propuesta pese a ese hilo vertebrador difuso. Es algo perdonable frente al abrumador despliegue visual y dialectico que se nos hace capítulo tras capítulo estén o no hilvanados entre sí. Una serie muy recomendable tanto para los seguidores del comic que lo apreciaran por esa fidelidad entre lo dibujado y lo filmado como los amantes de una propuesta reflexiva, trascendente y visualmente fantástica.

Un undécimo capítulo por sorpresa

Un sueño de mil gatos/ Calíope un undécimo episodio de The Sandman que vino de sorpresa.
Un sueño de mil gatos/ Calíope un undécimo episodio de The Sandman que vino de sorpresa. NETFLIX

La serie ha quedado abierta para una segunda temporada que el público anda pidiendo clamorosamente puesto que el éxito de la propuesta ha sido arrollador. Sin embargo, no está tan clara como cabría esperarse por sus altos costes de producción. Por ello Gaiman anda planteándose buscar otras plataformas si finalmente Netflix da su negativa a la continuidad del proyecto. Mientras se decide, ha lanzado por sorpresa un undécimo episodio para esta primera temporada a modo de historias apócrifas también sacadas de las viñetas: Un sueño de mil gatos/Calíope.

Son dos historias cortas: una de animación protagonizada por gatos y como tienen el sueño de ser ellos los que dominen a los humanos. La otra retomamos otro personaje mitológico como es la musa Calíope (Melissanthi Mahut) y cómo está encerrada para dar inspiración a un escritor con bloqueo creativo. Son pequeñas perlas epilogales que dan un broche de oro a esta gran creación de Netflix/ Warner que ojalá tenga esa segunda temporada con la misma calidad y genial puesta en escena.

0

‘The Sandman’: un sueño que se hace realidad

About The Author
- Licenciado en Historia del Arte y bloggero Estudió Historia del Arte y pronto empezó a colaborar como articulista en la revista 'Crítica de arte' primero y después en el 'grupo Promecal'. Su afición por la escritura y el cine le ha llevado a introducirse en el mundo de las webs de cine y hacer cursos de guión y dirección cinematográfica. Amante de la cultura pop, los videojuegos retro, las bandas sonoras, el cine de ciencia ficción, acción, aventuras y frikadas varias.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>